/* Profile ----------------------------------------------- */ .profile-img { float: left; margin-top: 0; margin-right: 5px; margin-bottom: 5px; margin-left: 0; padding: 4px; border: 1px solid #6728B2; } .profile-data { margin:0; text-transform:uppercase; letter-spacing:.1em; font: normal normal 83% Verdana, sans-serif; color: #af99dd; font-weight: bold; line-height: 1.6em; } .profile-datablock { margin:.5em 0 .5em; } .profile-textblock { margin: 0.5em 0; line-height: 1.6em; } .profile-link { font: normal normal 83% Verdana, sans-serif; text-transform: uppercase; letter-spacing: .1em; } /* Footer ----------------------------------------------- */ #footer { width:660px; clear:both; margin:0 auto; padding-top:15px; line-height: 1.6em; text-transform:uppercase; letter-spacing:.1em; text-align: center; } -->




El arcón de la memoria

19 al 25 de mayo de 1989 - Revista 13/20

Marilina Ross en el Coliseo

El arcón de la memoria


Esta noche, y como parte del Ciclo de los Grandes que se está desarrollando en el teatro Coliseo, Marilina Ross recorrerá sus casi veinticinco años de historia, en un espectáculo que servirá como aperitivo para la presentación oficial de su reciente y séptima producción, bautizada CONECTANDOME.

"En el Coliseo el único elemento escenográfico será un arcón lleno de telaraña y de allí empezaré a sacar cosas y más cosas; será una recorrida por los casi veinticinco años que llevo componiendo. Es una especie de balance y despedida, porque promediando el recital volveré a meter todo eso dentro y, al tratar de levantarlo, me daré cuenta de que pesa demasiado. Y como no se puede andar cargando todo eso en la vida, me autoconvenceré en público de la necesidad de dejarle espacio a las cosas nuevas. Ese será el momento de algunas de las composiciones recientes". Las palabras de Marilina Ross apuntan, estrictamente, a lo que pasará esta noche en el teatro Coliseo, cuando su presencia contribuya a lo que dio en llamarse El ciclo de los grandes.

Su "séptimo hijo", como ella gusta llamar a Conectándome, la última placa que aparecerá a la venta en menos de una semana, tendrá, por otra parte, una presentación oficial que no será la de esta noche, sino que se desarrollará a fines de septiembre en el teatro Opera.


La vigencia de Marilina esta vez busca conexión con el pasado y con el futuro.

"Ahí voy a tener que trabajar full time para dar lo que siempre pretendo, es decir algo más que un grupo de canciones. Claro que a veces me sale y a veces no, pero esa es la idea; y salvo un par de cositas que voy a incluir sí o sí, todavía no tengo muy en claro qué es lo que voy a montar". Ese par de cositas que ella señala significa, por ejemplo, la inclusión de un trío de tangueros (dos guitarras y un bandoneón), saxos, chelo y un conjunto de diez cuerdas. "Vamos a ver el presupuesto" aclara Marilina.

Este nuevo disco es, según la autora, bastante más moderno pero a la vez absolutamente variado. No se circunscribe a un ritmo sino a una sumatoria de ritmos y melodías donde la letra, como siempre, es lo que más importa. Cada tema es una conexión con algo especial, como Un inocente juego, que habla de eso "a lo que todos jugábamos de chicos sin darnos cuenta siquiera de lo que estábamos diciendo". Me refiero al Antón Pirulero, esa idea subyacente del sálvese quien pueda, aún pisándose la cabeza al de al lado y para el que, si encima no te ocupabas de vos, tenías una prenda, un castigo". La canción, que será el caballito de batalla en la difusión, propone -sobre el final- un cambio, un juego común, porque nunca la salida es individual".

Somos parte de lo mismo, segundo tema en la misma cara, es todavía más explícito: "Solo no podrás/ porque somos parte de lo mismo/ todos vamos evolucionando/ y seguimos transitando el camino/ hacia la luz total" Marilina pretende desarrollar aún más idea y acota que esa luz es la desmaterialización.

Hace mucho tiempo...

"Componer para mí siempre fue un hobby, porque vivía de mi trabajo de actriz. Lo hacía sin ninguna expectativa, y tenía mucho miedo de sacarlo, miedo a que no quisieran a mis hijitos como yo los quiero".

Allá por el '65 se ocupó de las canciones del primer café concert de la Argentina, el Café Teatro Studio. Un año más tarde, bajo el sello Trova -que más tarde quebró- la Ross largó un primer simple que, "no vendió ni un surco". En el '68 volvió a probar y no pasó nada "y me mandé a guardar, pero seguí componiendo". En el '74 su amigo Piero la conminó a grabar un L.P. con todo lo que tenía archivado, y un año más tarde apareció Estados de ánimo, con un exitoso debut gracias a Alberto Migré, quien utilizó el tema Quereme, tengo frío como el leit motiv de su novela Piel Naranja. "Justo cuando la cosa empezaba a funcionar vinieron el golpe militar y otros tantos años de espera. Exilio en España y recién en el '82 volví a grabar Soles, gracias -entre comillas- a la guerra de Malvinas. Fue espantoso pero real. Les faltaba material argentino porque el inglés no se podía escuchar y entonces un día los tres sellos para los que yo estaba terminantemente prohibida me vinieron a pedir que grabara".

Marilina, que desde chiquita se considera "samaritana", piensa seguir cantando hasta que le dé voz. "La c omunicación no se va a cortar. No puedo dejar de fumar, así que la garganta no me durará mucho, pero no importa, seguiré componiendo y cantarán otros que tengan mejor voz. La cosa es seguir dando".

No hay comentarios:

Publicar un comentario