/* Profile ----------------------------------------------- */ .profile-img { float: left; margin-top: 0; margin-right: 5px; margin-bottom: 5px; margin-left: 0; padding: 4px; border: 1px solid #6728B2; } .profile-data { margin:0; text-transform:uppercase; letter-spacing:.1em; font: normal normal 83% Verdana, sans-serif; color: #af99dd; font-weight: bold; line-height: 1.6em; } .profile-datablock { margin:.5em 0 .5em; } .profile-textblock { margin: 0.5em 0; line-height: 1.6em; } .profile-link { font: normal normal 83% Verdana, sans-serif; text-transform: uppercase; letter-spacing: .1em; } /* Footer ----------------------------------------------- */ #footer { width:660px; clear:both; margin:0 auto; padding-top:15px; line-height: 1.6em; text-transform:uppercase; letter-spacing:.1em; text-align: center; } -->




El día que volvió Perón

Domingo 17 de noviembre de 2002 - La Nación

Memoria: hace treinta años

El día que volvió Perón

Después de 17 años, el líder en el exilio pudo retornar al país acompañado por representantes de todo el arco peronista

Fragmento:

"Marilina Ross sigue convencida de que el chárter fue organizado para proteger a Perón. "Todos teníamos la sensación -recuerda- de que lo hacíamos para que les costara más tirar el avión abajo." Hoy evoca los hechos "con la emoción de haber participado de un pedazo de la historia" y dice que su instante más conmovedor fue cuando lo conoció a Perón. "Al llegar a Roma formamos una fila para saludarlo; cuando me tocó el turno, intenté darle la mano pero no pude, porque estaba enyesada; entonces el general me abrazó. Y a mí se me borró el mundo." Cuando LA NACION le pregunta por las versiones de que había armas en el avión, Marilina responde: "Sí, muchas. Me dijeron que había muchas armas".

Leé la nota completa en La Nación

No hay comentarios:

Publicar un comentario