/* Profile ----------------------------------------------- */ .profile-img { float: left; margin-top: 0; margin-right: 5px; margin-bottom: 5px; margin-left: 0; padding: 4px; border: 1px solid #6728B2; } .profile-data { margin:0; text-transform:uppercase; letter-spacing:.1em; font: normal normal 83% Verdana, sans-serif; color: #af99dd; font-weight: bold; line-height: 1.6em; } .profile-datablock { margin:.5em 0 .5em; } .profile-textblock { margin: 0.5em 0; line-height: 1.6em; } .profile-link { font: normal normal 83% Verdana, sans-serif; text-transform: uppercase; letter-spacing: .1em; } /* Footer ----------------------------------------------- */ #footer { width:660px; clear:both; margin:0 auto; padding-top:15px; line-height: 1.6em; text-transform:uppercase; letter-spacing:.1em; text-align: center; } -->




"La nena", pionera

Miércoles 25 de mayo de 2005 - La Nación

"La nena", pionera


Por: MARCELO STILETANO

Ahora que parece afirmarse una suerte de "sitcom a la argentina", versión local de la clásica comedia de situaciones que reina como género en Estados Unidos y poco menos que identifica a la ficción en la TV más poderosa del mundo, no está de más retroceder en el tiempo y recordar que cuatro décadas atrás, nuestra pantalla chica llevó adelante en este terreno un modelo que para muchos todavía es insuperable y es capaz de resistir a la perfección el paso de los años.

Nacida en 1965 por iniciativa de Jorge Ignacio Vaillant, uno de los "cubanos" de aquella camada encabezada por Goar Mestre que ayudó a definir la identidad de Canal 13, "La nena" se convirtió en un verdadero ejemplo de sitcom made in Argentina, muchísimo tiempo antes de que algunos "descubrieran" el género entre nosotros gracias al éxito de la versión local de "La niñera" y a las adaptaciones de "Casados con hijos" y "Quién es el jefe".

El canal Volver, en los últimos años, se encargó de recuperar en parte aquella comedia en la que Osvaldo Miranda encarnaba a Jerónimo Reyes, el sufrido padre de Margarita, la "nena" en cuestión, resuelta a hacerle la vida imposible con la inocencia y el desparpajo que entregaba el fresco rostro de Marilina Ross. El triángulo protagónico se cerraba con el candoroso Coquito, logradísima composición de un Joe Rígoli perfecto.

"Cada libro se preparaba con dos semanas de anticipación. Ensayábamos tres días y producíamos otros tantos para un programa de media hora." Así describía en el libro "Estamos en el aire" María Inés Andrés, productora y directora del ciclo, el proceso de elaboración de cada episodio de "La nena", en donde también dejaban su invalorable aporte veteranos como Lalo Hartich y Amalia Bernabé.

A fuerza de personajes al cual más tierno y entrañable, con un exacto timing para el remate humorístico y situaciones que apostaban a la inteligencia y el humor transparente -remedios ideales para combatir cualquier ataque de ordinariez o vulgaridad- "La nena" quedó en la historia como uno de los programas más mencionados por todos quienes se animan a revisar lo mejor de nuestra historia televisiva.


* * *

Que quede claro: "La niñera" fue una producción de alto nivel entre las comedias televisivas de los últimos tiempos y abrió la puerta para la posibilidad de creer en una mirada propia y local para el "modelo sitcom", hoy continuado con "Casados con hijos" y "Quién es el jefe", menores en valía, pero con el favor del público intacto en el rating.

Pero todos están todavía lejos de "La nena", cuyos responsables decidieron, cinco años después del debut y cuando todavía gozaban de una popularidad indiscutida, encarar la despedida para evitar, como dijo una vez Miranda, todo desgaste innecesario. "Es preferible -recuerda el actor en una cita recogida en el libro «TV manía», de Luis María Hermida y Valeria Satas- que la gente diga: «¡Qué lástima que terminó!» y no «¡por fin se acabó ese programa!»." Esta frase debe haberse escuchado muy seguido cuando Canal 9, en los años 90, ensayó una muy floja remake, con Rodolfo Ranni y Valeria Britos, de un ciclo que sigue dejando en la memoria de quienes lo vieron el más grato de los recuerdos.

Fuente: La Nación

No hay comentarios:

Publicar un comentario