/* Profile ----------------------------------------------- */ .profile-img { float: left; margin-top: 0; margin-right: 5px; margin-bottom: 5px; margin-left: 0; padding: 4px; border: 1px solid #6728B2; } .profile-data { margin:0; text-transform:uppercase; letter-spacing:.1em; font: normal normal 83% Verdana, sans-serif; color: #af99dd; font-weight: bold; line-height: 1.6em; } .profile-datablock { margin:.5em 0 .5em; } .profile-textblock { margin: 0.5em 0; line-height: 1.6em; } .profile-link { font: normal normal 83% Verdana, sans-serif; text-transform: uppercase; letter-spacing: .1em; } /* Footer ----------------------------------------------- */ #footer { width:660px; clear:both; margin:0 auto; padding-top:15px; line-height: 1.6em; text-transform:uppercase; letter-spacing:.1em; text-align: center; } -->




Marilina en el microestadio de Atlanta

Video de la presentación del álbum "A mis queridos seres" en el Microestadio de Atlanta de la ciudad de Buenos Aires, el día 9 de diciembre de 1983.
Al día siguiente, el presidente electo Raúl Ricardo Alfonsín asumiría en su cargo y los argentinos pondrían fin a la dictadura militar. Además, Marilina dejaría de estar prohibida en los medios de comunicación y eso marcaba un reencuentro y un nuevo punto de inflexión en su carrera. Entonces, junto con su público, cantaron sus esperanzas y encendieron sus soles para que la noche se disipe. Y nuestra tierra, que amanecía y despertaba, sólo podría crecer, si se asumían esas "tantas cosas que hacer en el mundo". El proyecto de país era una responsabilidad colectiva que sólo se lograría desde lo mejor que pudiera aportar cada uno.




Muchas Gracias María por sumar y digitalizar este video.

1 comentario:

  1. Qué emoción doble, Marilina!!!! Por un lado, puedo imaginar lo que sentías en ese momento, debió ser algo maravilloso, difícil de describir con palabras. Y por otro lado, la canción para despertar, yo se la cantaba a mi hijo mayor (que ahora tiene 15 años) cuando estaba embarazada de él. No pude evitar lagrimear. Gracias por compartirlo. Yo no solía perderme a Badía y menos si estabas vos.

    ResponderEliminar