/* Profile ----------------------------------------------- */ .profile-img { float: left; margin-top: 0; margin-right: 5px; margin-bottom: 5px; margin-left: 0; padding: 4px; border: 1px solid #6728B2; } .profile-data { margin:0; text-transform:uppercase; letter-spacing:.1em; font: normal normal 83% Verdana, sans-serif; color: #af99dd; font-weight: bold; line-height: 1.6em; } .profile-datablock { margin:.5em 0 .5em; } .profile-textblock { margin: 0.5em 0; line-height: 1.6em; } .profile-link { font: normal normal 83% Verdana, sans-serif; text-transform: uppercase; letter-spacing: .1em; } /* Footer ----------------------------------------------- */ #footer { width:660px; clear:both; margin:0 auto; padding-top:15px; line-height: 1.6em; text-transform:uppercase; letter-spacing:.1em; text-align: center; } -->




Marilina Ross cuenta cómo luchó contra la muerte durante 3 horas

17 de Mayo de 2002 - Revista Semanario

En la madrugada y sola en su casa, la actriz y cantante sufrió un ataque cardíaco que puso en serio riesgo su vida y la llevó a sentir que Dios le brindaba una segunda oportunidad

Marilina Ross cuenta cómo luchó contra la muerte durante 3 horas

Después de pasar una semana internada en terapia intensiva y de ser sometida a una angioplastia para salvar su vida, Marilina Ross fue dada de alta y relató su experiencia al sentir que “volvió a nacer”. Prometió dejar de fumar.

Jueves 16, a las 18:00, Marilina fue dada de alta y abandonó la Bazterrica con flores y amuletos

En la madrugada del jueves 9 Marilina intentó encender su cigarrillo número 60 de la jornada, cuando sintió que un agudo dolor en el pecho le producía serias dificultades para respirar y un fuerte mareo que apenas le dio el tiempo suficiente para alcanzar el teléfono y pedir ayuda.

La llegada inmediata de la ambulancia de la emergencia médica convocada y su pronta internación en la clínica Bazterrica, le salvaron la vida a la actriz y cantante nacida el 16 de febrero de 1943, con el nombre de María Celina Parrondo y que en el ‘65 logró su mayor esplendor junto a Osvaldo Miranda haciendo “La Nena”.

Marilina se hallaba contenta y con una extraña mezcla de excitación, ya que estaba ajustando los últimos detalles del recital que daría al día siguiente en la localidad de La Plata, junto a su amiga Sandra Mihanovich. Sin embargo, los tres, y algunas veces hasta cuatro atados de cigarrillos diarios que consumía, ya le habían dado algún que otro aviso, a los que ella le restó importancia.

Esa madrugada, en su casona del barrio de Palermo, mientras los médicos le suministraban los primeros auxilios con oxígeno, comprendió que esta vez la cosa iba en serio, y muy en serio.

Los primeros diagnósticos hablaron de angina de pecho y hasta de preinfarto. La nicotina acumulada durante tantos años, había hecho estragos en su salud, obstruyéndole una de las arterias coronarias, no permitiendo que la sangre irrigara bien el corazón. Un experto equipo de cardiólogos del Bazterrica la sometió a una serie de estudios y le practicó una angioplastia. “¡Estuve entre la vida y la muerte durante tres horas! Por eso puedo decir que nací de nuevo. ¡Siento que la vida me dio una nueva oportunidad!”, exclamó Marilina el jueves 16 de mayo, una semana después de su internación, al abandonar la clínica con unos amigos y junto a su representante Patricia Kessler. El susto había quedado atrás, aunque no así los cuidados y permanentes chequeos con los que ahora deberá cumplir estrictamente.



“Viví una experiencia terrible. Este infarto fue una seria advertencia. Por eso decidí pasar a ser una ex fumadora y nunca más volver a tocar un cigarrillo”, prometió a su íntimo círculo de familiares y amigos, entre los que se mantuvieron firmes Juan José Camero, Norma Aleandro, María Leal, Selva Alemán, Sandra Mihanovich, Patricia Kessler y Rosita, su colaboradora personal.

Alguno de los cuales supo recordar una fuerte experiencia que ya había vivido Marilina cuando, estando en París, sufrió una terrible descompensación que, según dicen, la llevó a vivir una sensación similar a la de Víctor Sueyro cuando confesó “haber vuelto de la muerte”. En la sala de espera del Bazterrica, algunos íntimos que escucharon a Marilina repetir que había “visto de cerca la muerte”, no dudaron en comentar aquellos dramáticos momentos y compararlos.

Lejos del susto, y nuevamente en su casona de Palermo, Marilina se reencontró con sus plantas, sus libros y su computadora.

Allí también la cantante volvió a reunirse con su guitarra. Con la misma que después de siete años de permanecer alejada, grabó en el 2000 “Más que un sueño”, disco que en octubre del mismo año presentó en el teatro Avenida con un show llamado “Por arte de magia”. Material que ahora se encontraba repasando para presentar en los próximos meses en el teatro Maipo, junto a Sandra Mihanovich, en el que también lanzará algunos temas de su nuevo disco.

A los 59 años la vida no volverá a ser la misma para Marilina Ross.

Alejada de los cigarrillos y el café, ahora deberá cumplir estrictamente con un régimen en su alimentación y variar algunas costumbres de su vida sedentaria.

“Ella es la hija que la vida no me dio”

En el '65 hicieron "La Nena", y hoy continúan tan unidos como entonces.

Fueron los más famosos “padre e hija” de la televisión argentina y, a pesar de los 35 años transcurridos desde que Osvaldo Miranda y Marilina Ross protagonizaron “La Nena”, la relación que los unió continuó más allá de la ficción.

Mi Amelia que ahora está en el cielo -cuenta el actor, refiriéndose a su esposa fallecida-, me decía que Marilina era nuestra hija. Porque al no tener hijos, la adoptamos como nuestra”. Superado el susto, Miranda dijo: “¡Gracias a Dios!, Marilina es muy fuerte, porque fumaba como una chimenea. Yo la adoro y apenas esté mejor, voy a ir a llenarla de mimos”, dijo el actor que por coquetería cambia los 86 de sus documentos por 29 “son los años que tengo porque dan la suma del día, mes y el año que nací. Y así me siento hoy”, concluye Osvaldo Miranda.

Desde el rinconcito, Christian aportó las imágenes de esta nota

No hay comentarios:

Publicar un comentario