/* Profile ----------------------------------------------- */ .profile-img { float: left; margin-top: 0; margin-right: 5px; margin-bottom: 5px; margin-left: 0; padding: 4px; border: 1px solid #6728B2; } .profile-data { margin:0; text-transform:uppercase; letter-spacing:.1em; font: normal normal 83% Verdana, sans-serif; color: #af99dd; font-weight: bold; line-height: 1.6em; } .profile-datablock { margin:.5em 0 .5em; } .profile-textblock { margin: 0.5em 0; line-height: 1.6em; } .profile-link { font: normal normal 83% Verdana, sans-serif; text-transform: uppercase; letter-spacing: .1em; } /* Footer ----------------------------------------------- */ #footer { width:660px; clear:both; margin:0 auto; padding-top:15px; line-height: 1.6em; text-transform:uppercase; letter-spacing:.1em; text-align: center; } -->




Me encuentro en una encrucijada

24 de enero de 1999 – Diario El Día

Marilina se está replanteando cómo seguir su carrera artística

"Me encuentro en una encrucijada"

Marilina Ross presente en Mardel


MAR DEL PLATA.- La cantante Marilina Ross, presente en Mar del Plata con un ciclo de conciertos, confesó que la música la ayuda a liberar cosas de su interior y que, con respecto a la actuación, está en un momento de "profundos replanteos".

"El hecho de cantar es como un exorcismo, un liberar cosas del interior. Al cantar muchas cosas se dan vuelta dentro mío y al transmitirlas siento que tal vez pueda ayudar a alguien", manifestó Ross, tras sus primeras presentaciones en la antigua sala perteneciente a la Unión Obrera Metalúrgica.

La actriz y cantante, que tras varios años de ausencia retornó esta temporada a Mar del Plata con una nueva propuesta musical, confesó que, para ella, cantar "es un sentimiento".

"No me considero un músico, ni siquiera sé música, toco de oído. Lo mío es un sentimiento, es más contar una historia donde la música es simplemente el vehículo", consideró.

En ese sentido, reconoció que su música "no se ajusta a ningún género en particular", ya que en su amplio repertorio conviven "el rock, la balada, la chacarera y hasta el tango".

Según esta frágil mujer, que se define como "insegura y exigente a la vez", su canción preferida es "Soles", porque a través de esa creación asegura haber realizado "el viaje más difícil" hacia su interior.

"Fue la canción en la que más adentro mío me metí, un viaje retrospectivo que me llevó cuatro años", reseñó Ross, al tiempo que mencionó que "comencé a escribirla en España cuando no podía componer nada creativo, y hoy creo que me salió redonda".

Consultada sobre el posible regreso a la actuación, luego de su último trabajo en televisión en el especial "Comunico milagros", bajo la dirección de Alejandro Doria (Canal 13), la intérprete confesó estar "en una encrucijada y en un momento de profundos replanteos".

Esta particular etapa de su vida es la misma que "no" le "permite discernir" -dijo- cómo se encaminará su carrera artística, que esta temporada se extenderá a distintos balnearios de la costa atlántica.

"Estuve un año y medio alejada de la canción por razones familiares, pero los temores de un regreso se desvanecen cuando estoy sobre el escenario, donde siento que la gente me contiene", sintetizó quien, con apenas tres años, se inició en el arte interpretando danzas españolas.

No obstante, puso en duda futuras presentaciones en escenarios de Capital Federal, y explicó que "en estos momentos es como que no encajo en esta etapa del país, como que estoy diciendo cosas que la gente no quiere escuchar".

De todos modos, negó la posibilidad de alejarse de la Argentina, como lo hizo en el pasado, y señaló que "no volvería a España, ya no me iría nuevamente de Argentina y si quieren que me vaya, me van a tener que echar", bromeó.

Crítica de la realidad, Ross señaló su preocupación por los efectos negativos que la globalización acarrea sobre la cultura del país, al tiempo que expresó su temor de que los argentinos se olviden de sus raíces.

"Es alarmante el modo en que la globalización está poniendo en peligro la identidad cultural de los argentinos", afirmó, y dijo que "si bien se habla de los beneficios de la llamada aldea global, advierto los peligros de la invasión cultural, que nos llevará a perder nuestros orígenes". Además, expuso que esta globalización "nos impone pautas" y manifestó su deseo de que los argentinos "no perdamos nuestra idiosincracia, que, como hijo de inmigrantes de los más variados países, es por demás rica y surtida".


Muchas Gracias Silvina por tipear esta nota!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario