/* Profile ----------------------------------------------- */ .profile-img { float: left; margin-top: 0; margin-right: 5px; margin-bottom: 5px; margin-left: 0; padding: 4px; border: 1px solid #6728B2; } .profile-data { margin:0; text-transform:uppercase; letter-spacing:.1em; font: normal normal 83% Verdana, sans-serif; color: #af99dd; font-weight: bold; line-height: 1.6em; } .profile-datablock { margin:.5em 0 .5em; } .profile-textblock { margin: 0.5em 0; line-height: 1.6em; } .profile-link { font: normal normal 83% Verdana, sans-serif; text-transform: uppercase; letter-spacing: .1em; } /* Footer ----------------------------------------------- */ #footer { width:660px; clear:both; margin:0 auto; padding-top:15px; line-height: 1.6em; text-transform:uppercase; letter-spacing:.1em; text-align: center; } -->




Tres mujeres para el show

Lunes 4 de Agosto de 1997 - La Nación

Tres mujeres para el show

Teresa Parodi, Eladia Blázquez y Marilina Ross cantarán juntas en el escenario del Maipo



Son cantautoras. No tienen en común el género que interpretan, pero sí la intención. Eladia Blázquez lo hace a través del tango. Marilina Ross, de la balada. Y Teresa Parodi con el chamamé. Entonces, por eso que sí tienen en común, las cantautoras decidieron juntarse, por primera vez, y aunar sus voces desde el 7 de agosto y durante nueve noches más en el teatro Maipo.

En la entrevista con La Nación , antes del primer ensayo, hablan, ríen, discuten, se definen, se cuentan partes del espectáculo, entre otras cosas.

Eladia: -Mi edad no te la pienso decir. Yo soy la veterana.

Marilina: -El orden es éste: Eladia, yo y Teresa, la más jovencita.

Teresa: -Yo sí la digo, 49. Aunque ya soy abuela, ¡tengo cuatro nietos!

Eladia: -¡Y nosotras dos no hemos sido ni madres!

-¿Cuál es el porqué de este espectáculo?

Teresa: -Yo creo que la diferencia va a darle el matiz a este encuentro. Los colores, en todo sentido. Desde los diferentes ritmos, las formas musicales, la mirada...

Eladia: -Sí, compartimos lo fundamental de la vida: la soledad, la esperanza, el amor, la muerte... Y aquí estamos, esperando a ver qué sucede.

-¿Cuándo decidieron reunirse?

Eladia: -Hace mucho que yo lo había pensado. Pero los compromisos de las tres hicieron que siempre fuera difícil reunirse. Marilina no es fácil. Hoy estaba llegando Teresa. Por la noche canta Marilina. Yo tuve tres días en el Teatro San Martín. Siempre es así. No es fácil que estemos todas libres para abocarnos dos semanas.

-¿Cómo se conocieron?

Marilina: -Eladia me tomó el examen de música y letra para ingresar como socia a Sadaic.

Eladia: -Pasó mucha gente importante. Y a María la recuerdo mucho porque ella ya tenía canciones. Y a una mujer siempre le importa lo que hace otra. Seguís inconscientemente el camino de la otra.

Marilina: -Y me aprobó. Pero ahora me sigue tomando examen, parece que no abandona el rol. Y yo tampoco.

Eladia: -Con Teresa no me tocó esa suerte porque yo ya no estaba en Sadaic.

Teresa: -Yo me había negado rotundamente a rendirlo porque quería hacerlo en Corrientes. Yo me había venido a vivir en el ´79 y ya estaba un disco mío en la calle. Entonces, las conocí después fortuitamente. A Eladia me acerqué un día y le pedí una canción. Y finalmente cantamos juntas en ese disco.

-¿Qué tema las representa en especial?

Marilina: -Para mí, "Soles"; fue un viaje muy fuerte esa canción. Duró cuatro años. La empecé en España y la pude terminar cuando volví acá. Buscaba el sol allá y no lo encontraba.

Eladia: -Ah, porque Marilina solamente puede escribir con algo que lleve muy adentro. Ella es así.

Teresa: -Hay canciones que ya ni recuerdo. Pero creo que en este momento, porque mis hijos han crecido de golpe, siento que algunas cosas no les dije. Por eso me gusta mucho la canción "Recuerdos".

Eladia: -Yo elegiría "Mi corazón al Sur". La escribí en el ´75. Era mi vida, mi barrio, mi verdad. Y el éxito comercial más grande fue la canción "Honrar la vida", en la versión que Marilina hizo para el programa de televisión "Atreverse".

-¿Cómo son a la hora de sentarse a trabajar?

Marilina: -Yo nunca tuve la profesionalidad de Eladia, por ejemplo. Es que yo no componía para grabar. Componía porque no tenía más remedio que expresarme de ese modo.

Eladia: -A mí me gusta trabajar por encargo. Soy un cuete trabajando. Me siento y a los diez minutos ya está. Es así por mi experiencia en televisión, donde nunca hay tiempo. Entonces me daban la idea de la sinopsis por teléfono y a los 15 minutos yo ya estaba llamando a la agencia.

Marilina: -Yo trabajaba como actriz y en los ratos libres mi hobby era escribir y cantar canciones. Después, cuando fui una profesional de la canción y dejé a la actriz, se me empezó a hacer mucho más pesado esto de las canciones. Hoy no me siento y escribo. Me tienen que salir tipo vómito, que no doy más y ahí lo expreso.

Eladia: -Y Teresa está en una etapa en la que compone de día, de noche, viajando...

Teresa: -Los personajes de mis canciones son absolutamente reales, tienen que ver con personajes de mi vida. Y la palabra para mí es un vehículo fascinante. Es más, me puedo comunicar más fácilmente cantando o charlando en recitales que así.

-La canción permite una relación distinta con el público...

Eladia: -La canción tiene la posibilidad de ponerte ahí frente a la gente. No hay vuelta que darle. Claro que también la actriz...

Teresa: -Sí, pero la diferencia con el público es que la gente puede cantar tus canciones. Y se vincula con vos y hace suyo lo que vos dijiste mucho más profundamente, o más naturalmente que con otro tipo de trabajos.

-¿Y cuándo despuntó la primera canción?

Eladia: -A los 10 años. Fue un bolero llamado "Amor sin esperanza". Un absurdo total. Lo cantaba con desencanto, como que venía de vuelta.

Marilina: -Mi primera canción también tuvo que ver con un desencanto.

Teresa: -La mía fue dramática. Tenía 9 años. Era sobre un hombre que se estaba muriendo y que tocaba la guitarra, y no podía vivir solo en un paraje; entonces pasó un forastero y le pidió... Yo cantaba en el campo de mi abuela y la señora que nos cuidaba lloraba y me decía: "¡Qué triste!". Y yo pensaba que había empezado mal porque esperaba que me dijera "¡Qué lindo!".

-¿Cómo fue escribir en tiempos de crisis personales o colectivas?

Marilina: -Yo he llorado mucho tiempo hasta que escribí una canción, y ahí dejé de llorar. Tal vez fue mi crisis más profunda. Ahora no me acuerdo de esa canción.

Teresa: -A mí no me costaba escribir canciones en períodos de crisis. Lo que sí me costaba era cantarlas. Eran demasiado fuertes. Entonces, tenía que dejar pasar un tiempo. Y cuando salían, finalmente, las podía mirar y mirarme.

Eladia: -A mí las crisis personales no me afectaron mucho. Casi siempre son las colectivas las que me movilizan mucho. En este sentido, la crisis de los años ´74 me partió. Y de ahí salió "A un semejante": "Vení, charlemos, sentate un poco, la humanidad se nos viene encima..." Habían entrado vándalos a romper una escuela. Ahora es algo muy común y nadie se sorprende ni se conmueve.

Marilina: -Pero Eladia, "Sin piel" creo que habla de vos.

Eladia: -Sí, marcó algo muy fuerte en mí.

Silencio.

-¿Alguna vez se preguntaron "para qué sirve ser poeta esta mañana"?

Marilina: -Yo recibo unos golpes a veces que no sé qué hacer con ellos. Cuando salió la primera noticia en el diario de que se iba a instalar un basurero nuclear en nuestro país, yo hice una canción para aportar un llamado de atención. Ahora el Congreso ha legislado la autorización del basurero.

Eladia: -Pero son canciones que advierten. "Quedan los artistas", como dice Enrique Pinti.

Teresa: -Yo creo que algo queda. Nosotros somos emergentes de la gente.

Marilina: -No de los legisladores, que tendrían que representar a la gente, porque los elegimos para eso, y encima les pagamos.

Teresa: -Yo voy con el carrito del supermercado y la gente se te acerca y te dice: "Usted que escribe, ¿por qué no escribe sobre lo que está pasando?" Hay mucha bronca, injusticias.

-¿Cómo las encuentra la vida en este momento?

Teresa: -Yo estoy viviendo mi mejor momento personal y profesional. En una edad que me gusta mucho, contenta con lo que doy, contenta con mis hijos y nietos.

Eladia: -Yo estoy contenta de haber llegado hasta donde llegué.

Marilina: -Yo creo que estoy en un momento de cambio. La verdad es que estoy viendo para dónde pinta, porque no tengo idea para dónde voy a rumbear. Ya he cambiado de profesión una vez y no dudaría en cambiar una vez más.


Fuente: La Nación

No hay comentarios:

Publicar un comentario