/* Profile ----------------------------------------------- */ .profile-img { float: left; margin-top: 0; margin-right: 5px; margin-bottom: 5px; margin-left: 0; padding: 4px; border: 1px solid #6728B2; } .profile-data { margin:0; text-transform:uppercase; letter-spacing:.1em; font: normal normal 83% Verdana, sans-serif; color: #af99dd; font-weight: bold; line-height: 1.6em; } .profile-datablock { margin:.5em 0 .5em; } .profile-textblock { margin: 0.5em 0; line-height: 1.6em; } .profile-link { font: normal normal 83% Verdana, sans-serif; text-transform: uppercase; letter-spacing: .1em; } /* Footer ----------------------------------------------- */ #footer { width:660px; clear:both; margin:0 auto; padding-top:15px; line-height: 1.6em; text-transform:uppercase; letter-spacing:.1em; text-align: center; } -->




Vuelve Marilina, la nena de la televisión

Viernes 29 de Mayo de 1998 - La Nación

Vuelve Marilina, la nena de la televisión

Tras 23 años de ausencia, la actriz y cantante regresa a la pantalla chica con Alejandro Doria.


Cara aniñada, mujer aguerrida: Marilina Ross retorna a la televisión con un personaje que le hace acordar a "La Raulito"

Por: VERÓNICA BONACCHI
Fotos: MARIANA ARAUJO

Marilina Ross parece haber dado una vuelta lo suficientemente grande como para regresar a todo lo que dejó hace años. Es verdad que esta mujer menuda, de cara eternamente aniñada y suave ya no se parece mucho a la adolescente de "La nena". Tampoco a la que trajinó tantos escenarios con sus canciones. Sin embargo, ella dice que hoy siente algo similar a lo que vivió en 1975, cuando se plantó ante cámaras con el film "La Raulito".

Por eso aceptó, después de largos 23 años, volver a trabajar para la TV argentina en "Comunico milagros", uno de los especiales que dirige Alejandro Doria y que se verá pronto en la pantalla de Canal 13. Y por eso también está dispuesta a transitar nuevamente un camino que había abandonado cuando se colgó la guitarra al hombro.

El escenario que le toca ahora a Marilina no es demasiado acogedor. El viejo lavadero del hospital Muñiz, donde los 40 integrantes del equipo que comanda Alejandro Doria han instalado sus equipos, es un lugar abandonado por el tiempo. Hace frío, la mayoría de las ventanas están rotas y por los techos deteriorados se cuela la lluvia.

Pero a Marilina las condiciones climáticas no parecen hacerle mella. Con un camisón sucio, un saquito de lana carcomido y las medias tres cuartos con alpargatas negras que necesita su personaje -Rosa-, ella se mueve como en su casa. Y repite una y otra vez las palabras que le apunta, con voz cavernosa de muchos cigarrillos, el director. "Cómo no van a mirar los carteles si yo comunico milagros", dice Doria, y actúa Marilina inmediatamente después.

Marilina y Doria, en un alto del rodaje


Juegos de palabras

La escena transcurre en el último rincón del lavadero, un lugar transformado, por obra y gracia de las cámaras de TV, en la casa tomada que habitan Rosa y sus hijos. Hay varias camas y un ambiente que simula una cocina modesta.

La verdad es que no hace falta mucho para acondicionar el decorado. De las 14 hectáreas que ocupa el hospital, esa antigua sección es la más olvidada. Quedaron a la buena de Dios los antiguos lavarropas, las planchas industriales, y hasta los tendales que alguna vez sirvieron para los pabellones vecinos. Así que junto a ellos, los trastos de utilería que trajo Doria para ambientar el hogar de esta historia no desentonan.

Precisamente por eso, Marilina se mueve cómoda. "Si estuve 23 años fuera de la pantalla es porque seguía enamorada de la música, de esa forma de comunicarme. Pero esta historia es distinta, esta historia me permite comunicar... comunicar milagros", juega con las palabras en un alto de la intensa grabación, mientras saca de su bolso de cuero su propio termo, su yerba y el azúcar para armar su infaltable equipo de mate.

Pero no todo es juego de palabras en su lectura de la vida. Ella más bien parece aferrada a esa explicación. Convencida. "Hacer esta historia me produce una felicidad que desde "La Raulito" no sentía. Y me da la sensación de que es algo milagroso. De que estoy tocada. Es difícil de explicar, pero no basta con saberse la letra y actuarlo. Hay algo más, hay algo mágico que se produce sólo a veces. Y esta vez ocurre. Uno hace lo que está de esta parte -dice y se señala el cuerpo-. Lo demás, es milagro...", asegura. Y ahora no está jugando, aunque se ría.

La última vez que Marilina se sintió "tocada", como dice ella, fue en 1975, cuando se puso bajo las órdenes de Lautaro Murúa para filmar "La Raulito". Y realmente debe haber sido así. En aquella época, al menos, ella insistía: "Te duele en la piel, en la sangre, en cada músculo. Pienso que después de "La Raulito", tendría que retirarme, no hacer nada más... Seguramente no volveré a tener un personaje así". Pese a todo, ése no fue su último trabajo actoral. El mismo año, poco después del estreno de la película, interpretó "Piel Naranja", una telenovela de Alberto Migré, con Arnaldo André como partenaire, en Canal 13, el mismo lugar al que vuelve ahora y el último que pisó. Después vino la música, su largo exilio en España y su regreso al país, en 1983, con más música.

El andamio de los milagros

En realidad, "Comunico milagros", llegó a manos de Marilina hace algo más de tres años, pero enamorada como estaba de sus canciones, decidió dejarla para más adelante. Al menos hasta ahora. Cuando Doria la llamó para interpretar este libro escrito por el director y autor teatral Juan Carlos Gené, no dudó: "Más que de la actriz, había tomado distancia de la ficción. Yo necesitaba hablar de lo que pasa y lo que cuenta esta historia, es verdad. Esta vez no podía dejarla pasar".

En palabras de Marilina, la verdad de esta historia "está basada en por qué es noticia cuando un hombre se cae de un andamio y no en el milagro de la cantidad de obreros que viven sobre andamios y no se caen".

La cuestión es que su personaje, Rosa, después de perder a su marido (interpretado por Raúl Rizzo), pierde también su trabajo justamente por comunicar ese tipo de hechos que hoy la emocionan fuera de la ficción de la pantalla.

"Ella encuentra su trabajo ahí, comunicando milagros, por la calle, con carteles. Comunica esos milagros de los que nadie se ocupa. Y eso es verdad: hace poco hubo una noticia que pasó inadvertida que decía que casi el 30 por ciento de la población hacía algo solidario. ¿Quién hizo de eso la noticia del año? Esas son las cosas importantes", se entusiasma.

Un puente vital

Justamente en ese cruce de milagros cotidianos y actos solidarios, Marilina parece encontrar el puente hacia todos los terrenos de su vida. Esa es la mezcla que le sirve para reencontrarse con aquel personaje de pelo cortito y aspecto varonil que interpretó en 1975. También para sobrevolar nuevamente la música que cantó en los ochenta y hasta para reencontrarse consigo misma.

"Lo que más me gusta de esta historia es que muestra esa mirada que siempre se nos escapa, la de los milagros que ocurren en la vida cotidiana. Y eso es algo que yo ya decía en mis canciones: "Aunque no lo veamos, el sol siempre está"...", tararea con una sonrisa que parece un guiño. Y vuelve a la carga: "Por eso me hace acordar mucho también a la Raulito. Rosa tiene esa ternura de la gente que va pidiendo amor y comprensión. No desde lo erudito sino desde lo aprendido a los ponchazos, desde cada uno. Y eso tiene mucho que ver conmigo. Yo siempre tuve mucha necesidad de servir al otro, desde que iba al colegio primario con mi brazalete de la Cruz Roja. Y después, todo lo que aprendí lo hice canción para ver si le sirve a alguien".

Ahora no cree que pueda ayudar desde la música. "Hace mucho tiempo que no me sale nada", dice sin demasiada melancolía. "Ahora ya estoy apagada. Uno se da cuenta cuando todo es forzado. Si tenés que esforzarte, puede que la parte terrenal siga viaje, pero la otra no camina. Y en estas cosas artísticas no se puede forzar esa otra parte."

En cambio, en este reencuentro con la TV y con aquel personaje que ella creía único, Marilina Ross está segura de que encontró el camino de vuelta. A lo que había dejado. Y según ella misma afirma, "quizás también a lo que vendrá".


1971: Marilina Ross y Federico Luppi, en "Cosa juzgada"


Doria: "Es una historia de héroes anónimos"

Alejandro Doria se mueve con la tranquilidad de quien sabe que tiene tiempo para preparar lo que quiere. Cada uno de "Los especiales", el programa que llevará adelante con su sello en Canal 13, le lleva casi un mes de preparación. Y él se lo toma con calma. "Es como hacer una película. Vale la pena", dice entre un cigarrillo, otro, y el café.

Esta no es la primera vez que Doria intenta trabajar con Marilina Ross. Tampoco la primera vez que tiene que insistirle para que la cantante deje paso nuevamente a la actriz. "Hace por lo menos diez años que la quiero traer de vuelta", recuerda.

En aquel entonces, Doria estaba haciendo el ciclo "Atreverse". "Yo quería que Marilina trabajara en "Alta en el cielo". Y al principio aceptó, pero después se echó para atrás. Finalmente, quedó presente cantando «Honrar la vida»", recuerda.

Ahora cuenta el logro a su favor. Pero ese no es el único reencuentro de esta grabación. La historia que está filmando Doria, "Comunico milagros", llegó a sus manos hace tiempo. Más exactamente en 1992, cuando grababa el ciclo "Amores".

En ese entonces, Doria le escribió especialmente a Juan Carlos Gené, que vivía en Venezuela, para encargarle un guión original. "Yo quería que tuviera que ver con la realidad, que tuviera que ver con lo que le pasa a la gente, pero que tuviera además un mensaje esperanzado, aun cuando revuelva lo más doloroso. Y me llegó este libro maravilloso que en ese momento no pude hacer".

El guión quedó guardado en un cajón, a la espera de convertirse incluso en un film. Al menos hasta ahora cuando, por problemas de producción, hubo que dejar para más adelante una de las historias ("Los pulpos") que filmará Doria para este ciclo.

El tiempo, como aliado

El tiempo, otra vez, jugó en su favor. Es que ahora, "como por arte de magia", la historia le calza al dedillo, tal como el quería cuando le escribió aquella carta a Gené. "Hoy nada tiene más actualidad que "Comunico milagros". La historia está inspirada en una frase de Chesterton que dice que el periodismo no muestra la verdad total, que no va al fondo: para el periodismo es noticia que un obrero se caiga de un andamio y no el milagro de los que se mantienen ahí arriba", parafrasea al autor. Y recuerda la triste noticia de los 6 obreros que cayeron de un montacargas el 19 de mayo último, en un hecho que pasó casi inadvertido tras la muerte de Alfredo Yabrán. "Esta es una historia sobre los héroes anónimos, sobre todas esas personas que no son noticia porque no nos interesan las cosas más simples, que, en definitiva, son los mejores espejos donde podríamos vernos reflejados".

Aunque "Comunico milagros" no tiene todavía una fecha precisa de emisión, Canal 13 planea ponerlo al aire poco después del Mundial de fútbol. La historia, escrita por Juan Carlos Gené, formará parte de "Los especiales de Alejandro Doria", un ciclo que hasta el año último se emitía por Telefé. Esta vez, con el auspicio de la Secretaría de Cultura y producido por Patagonik Film Group, los cuatros programas que grabará el director se verán en la pantalla del 13, distribuidos en lo que queda del año. Pero es posible, según adelantó Doria a La Nación, "que se graben otras cuatro historias más".

Para grabar esta historia, Doria convocó también a Raúl Rizzo, Rita Cortese, Vando Villamil, Gonzalo Urtizberea, Gustavo Ferrari e Ignacio Gadano, entre otros.


Fuente: La Nación

Desde el rinconcito, Christian aportó las imágenes de esta nota

1 comentario:

  1. Pense que la pagina web hiba estar ordenada no se que hace Pato y con vos desando feliz año en comunico Milagro pero bueno yo seria mas prolija frente a lo que puede dañar suseptibilidades por ejemplo la mia pero como a nadie le importa..... sigo con lo que me interesa HOSPITA MUÑIS LUGAR QUE CONOSCO, PREGUNTA; O SEA ME PREGUNTARIAS SI CONTESTARAS LOS MEIL. COMO NO CONTESTAS ME PREGUNTO SOLA Y ME CONTESTO SOLA PORQUE CONOCES EL MUÑIZ Y TE CONTESTO NO LO SE FUI A PARA HACE APROXIMADAMENTE NO RECUERDO LA FECHA EXSACTA DIGAMOS PARA HACER UN PROMEDIO 20 AÑOS ......MAS O MENOS LAMENTO QUE NO ESTE DORIA YO ERA UNA FANATICA EN EL BUEN SENTIDO DE ATREVERSE ESE CICLO MARCO MI VIDA COMO VOS DECIS EL ARTE TAMBIEN COMUNICA CADA CAPITULO ERA PARA MI DE UNA INTENSIDAD COMO SI EL TELIVISOR NO EXISTIERA PARECIAN QUE LOS ACTORES ESTABAN DENTRO DE MI CASA Y YO LOS VEIA ACTUAR SENTI LA NECESIDAD DE SER ACTRIS NO POR LA FAMA SINO POR ESA NECESIDAD DE COMUNICAR LOS TEMAS ERAN POR MOMENTOS TAN COMPROMETIDOS Y AHI EMPECE A ADMIRAR Y LO QUE SIGNIFICA SER ACTOR ME DIRAS TAMBIEN SE PUEDE HACER CANTANDO Y YO TE DIGO SIN DUDAS LO PADESCO PERO ME SENTI MAS REFLEJADA EN LA ACTUACION EL CLIMA QUE SE GENERA CUANDO SE COMPARTE CON UN BUEN LIBRETO ES IMPRECIONANTE YO LO VIVI POR SUPUESTO EL ACTOR ES EL ALQUIMISTA DE UNA SUMATORIA DE COSAS QUE HAY EN UNA APUESTA DE ESCENA YO LO PUDE COMPROBAR EN TANTAS OBRAS A LAS QUE IDO A VER BUENO ME ENCANTARIA SEGUIR VIENDO OBRAS PERO NO PUEDO MOTIVOS VARIOS BUENO SIN MAS QUE DECIR UN ABRAZO GRANDE

    ResponderEliminar