/* Profile ----------------------------------------------- */ .profile-img { float: left; margin-top: 0; margin-right: 5px; margin-bottom: 5px; margin-left: 0; padding: 4px; border: 1px solid #6728B2; } .profile-data { margin:0; text-transform:uppercase; letter-spacing:.1em; font: normal normal 83% Verdana, sans-serif; color: #af99dd; font-weight: bold; line-height: 1.6em; } .profile-datablock { margin:.5em 0 .5em; } .profile-textblock { margin: 0.5em 0; line-height: 1.6em; } .profile-link { font: normal normal 83% Verdana, sans-serif; text-transform: uppercase; letter-spacing: .1em; } /* Footer ----------------------------------------------- */ #footer { width:660px; clear:both; margin:0 auto; padding-top:15px; line-height: 1.6em; text-transform:uppercase; letter-spacing:.1em; text-align: center; } -->





VII) VINO TINTO, SABADO 5 PM CON EL MAGO EN PALERMO

A las 5 PM exacta yo estaba en la puerta del bar llamado CAFÉ, en Palermo. Era una calurosa tarde de verano porteño.

El Mago apareció caminando, como venido desde otros mundos…. simplemente su silueta se dibujó emergiendo de una cantidad de gente que iba y venía… y allí estaba él con su sonrisa fresca y su andar pausado.

Entramos al bar… lo primero que hizo fue mostrarme la servilleta que decía Bar “CAFÉ” y me pregunta: -¿te acuerdas que cuando yo era pequeño y estaba internado en el colegio, mis compañeros me llamaban Café?-... –claro!- le dije -A vos no te gustaba que te llamaran así…. y cuando te escapaste del colegio en 1917 y te cruzaste con ellos en una de las ferias en Oviedo te gritaron: Adiós Café!!! y vos les respondiste: adiós esclavos!!! Viva la libertad!!!-. El Mago se sonrió, miró la servilleta con su apodo… un largo tiempo y yo respeté, con mi silencio, los recuerdos que pasaban por su corazón.

Cuando vino el mozo el Mago solo me preguntó: -tomas tinto o blanco?-... y solo respondí : -tinto mejor-. Me contó que cuando él llegó a Argentina, trabajó un tiempo en ese bar donde estábamos y que había sido una linda experiencia tratando de empezar una nueva vida como inmigrante. Miraba detenidamente todos los rincones. Es casi imposible poder contar, todo lo que aprendimos juntos. Quizás mucho más todo lo que he aprendido yo, desde mi corta experiencia en la vida entonces. El solo trató de reforzar muchas cosas que me había dicho en cartas, y se aseguró de confirmar otras…

-Te voy a contar lo del Monte Cascarón-… me dijo cuando sirvió la primera copa de vino tinto.

Desde la Rebollosa con el Cascarón detras


-Cuando era niño, les dije a mis hermanas que había plantado chocolate en el Monte Cascarón…. Entonces, subía al Monte con unas barritas de chocolate escondidas (a veces, subía antes y las escondía en algún lugar secreto para que ellas no me descubrieran)… y cuando bajaba, les entregaba el precioso regalo: el chocolate de mi plantación. Nunca ellas me preguntaron cómo era que el chocolate ya bajaba elaborado en barritas. Simplemente creían en esa magia de la plantación de chocolate…. y los disfrutaban. Yo me sentía muy feliz por eso… magia que duró mucho tiempo… y llenó mi infancia. Cuando mi hija del alma fue por primera vez a la Rebollosa, buscó el chocolate no lo encontró… quizás tú lo encuentres-… y se sonreía mucho… casi cómplice de sí mismo.

Mientras el Mago contaba algo, sea lo que fuera de su tierra o de la vida, lo envolvía un halo de luz y de paz que es prácticamente indescriptible… con palabras. Lamento no poder transmitir esa magia aquí.

-Tu viajarás y conocerás el mundo, eres muy joven, pero nunca te radiques en otra tierra: “inmigrante es una fulera palabra”. Viaja y recorre todo lo que quieras, pero siempre regresa a tu tierra natal. Nada puede expresar el dolor que se siente al estar lejos de los orígenes. El corazón siempre está partido en dos… y los recuerdos viajan por dentro de uno mismo sin poder encontrar una respuesta. Pero cada cosa a su tiempo niña y “cada cochino con su teta”. ¿Sabes que cuando una cochina tiene cochinillos hay leche solo en tantas tetillas como cochinillos nacerán? La naturaleza es sabia, y debemos aprender de ella. Ya verás y podrás comprobar lo que te estoy diciendo. Eres aún joven. Pero las cosas llegaran a tu tiempo y recuerda siempre estas palabras-.

El Mago constantemente me repetía una y otra vez: cuando estés allí…. cuando llegues al paraíso que es La Rebollosa… y afirmaba con una gigante sonrisa: -YA VERAS QUE TODO ES COMO TE LO CUENTO EN MIS CARTAS!-... yo simplemente decía: -ojalá Enrique, algún día…- (en ese momento, uno tiene toda una vida por delante… y todo es posible!).

Iba acabándose el vino, hasta el fondo de nuestros corazones y la tarde empezaba a caer… cálidamente.

Me dijo: -vamos aquí cerca, quiero mostrarte un lugar donde he vivido y pasado unos bellos años de mi vida en Buenos Aires-.

Caminamos, lentamente, el Mago trataba de recordar… dimos varias vueltas… hasta que se detuvo frente a un edificio. Miró el tablero de timbres… me miró como si yo pudiera ayudarle a recordar… y volvió a mirar el tablero. Decididamente tocó uno de los timbres. Yo no tenía idea donde estábamos… andábamos simplemente… por la vida. Atendió una mujer y él solo dijo: -Mi nombre es Enrique Parrondo, soy el papá de Marilina Ross, viví hace muchos años en este departamento y desearía mostrarle la que fue mi casa a mi nieta-. No creo que nada ni nadie pudieran resistirse a la ternura de ese abuelo tan sincero y simple. El Mago era un artista para “abrir puertas” porque las abría con el alma. La señora bajó a abrirnos y al ver a semejantes dos extraños pero indefensos personajes nos hizo pasar… y el Mago me mostró orgulloso su departamento. Me contó lo que había en cada rincón, sonriente y feliz. Se transportó en el tiempo.

Salimos y me dijo que quería regresar y entrar al Botánico de Palermo, faltaba poco para que el sol cayera. Estábamos bastante cerca. Caminamos por el jardín botánico, caminamos… y caminamos… yo solo lo escuchaba. Nos sentamos en un banco, a mirar la naturaleza. Los pajaritos discutían sus posiciones en las ramas para pasar la noche. El sol penetraba entre las ramas de los árboles con la misma magia que las palabras del Mago se acomodaban en mi corazón.

-Mañana regresas a tu ciudad- me dijo. –Me gustaría que pasaras a despedirte-

Esas palabras me recordaron el último diálogo entre el Principito y el Zorro. Sentí la fuerza del alma del Mago… pero la mía aún era débil para despedidas.

(continuará…)

6 comentarios:

  1. Existencial! Gracias!

    El otro día escuchaba hablar a una educadora,con todas las letras. Sin embargo me llamo la atención, en medio de la charla, como respondía en base al pasado. Ella con sus sesenta y pico de años, dijo que en este presente las cosas están Mal, yo con mis 20 y todas sus enseñanzas decidí aplicar el proceso de aprendizaje. Creo que hay algo que entendí. Veo constantemente el esfuerzo por llevar a la sociedad a ser horizontal, a lo cual me sumo. Pero en el camino a romper con la jerarquización y el verticalismo impuesto, el señor Respeto deja de apoyarse sobre tantas construcciones. Este tambalea,por momentos esta, pero por ahi ni se lo percibe. Ante esta situación es entendible que una persona de esa edad se encuentre en un "Cambalache". Creo que es fundamental antes de llegar a la horizontalidad, encontrar el respeto en la única condición que nos une, y es que somos seres humanos.
    El blog tiene una muy buena energía, desde su dueña hasta la gente que lo constituye construyendo. Estaría bueno que la gente pare un poco con lo avasallante que es. Este es un espacio para generar, no para degenerar. Que sea un espacio de resultados, no de soluciones.

    Solo un aporte. Abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Hablando del pasado... desde los ojos y el corazón de Marco Polo:
    "¿Tu viaje se desarrolla sólo en el pasado?.
    Todo para que Marco Polo pudiese explicar o imaginar que explicaba o que Kublai hubiese imaginado que explicaba o conseguir por último explicarse a sí mismo que aquello que buscaba era siempre algo que estaba delante de él, y aunque se tratara del pasado era un pasado que cambiaba a medida que él avanzaba en su viaje, porque el pasado del viajero cambia según el itinerario cumplido, no digamos ya el pasado próximo al que cada día que pasa añade un día, sino el pasado más remoto. Al llegar a cada nueva ciudad el viajero encuentra un pasado suyo que ya no sabía que tenía: la extrañeza de lo que no eres o no posees más te espera al paso en los lugares extraños y no poseídos".

    (Italo Calvino, Las ciudades invisibles, página 17) en: http://www.accionpropaganda.org/biblioteca/libros/C/Calvino,%20Italo%20-%20Las%20Ciudades%20Invisibles.pdf

    ResponderEliminar
  3. "—¿Viajas para revivir tu pasado? —era en ese momento la pregunta del Kan, que
    podía también formularse así: ¿Viajas para encontrar tu futuro?
    Y la respuesta de Marco:
    —El allá es un espejo en negativo. El viajero reconoce lo poco que es suyo al descubrir
    lo mucho que no ha tenido y no tendrá."

    Calvino Italo, "Las Ciudades Invisibles".

    Entre pasado,dialogismos y resultados.

    ResponderEliminar
  4. Exacto! dudaba cual de las dos partes poner!... pero lo importante de la última creo, es que a partir de lo que no tenemos, podemos claramente ver todo lo que SI HAY DENTRO NUESTRO!... Hay una runa, que es la runa blanca, se la llama ODIN, Odín dice> "el vacío es el final, el vacío es el principio".... solo vaciando encontramos el origen de todo. El mundo nos llena todo el tiempo con superficialidades, lo profundo esta adentro, muy adentro, es necesario vaciar para encontrar. Lo mismo pasa con el pasado olvidado, el que buscamos, el que vendrá, todo esta dentro!

    ResponderEliminar
  5. Padro J.,un historiador de la antiguedad, plantea que la Cultura empieza siendo una terapia mental que impide que la informacion que recogen nuestro sentidos acaben por abrumarnos, es asi que la misma clasifica nuestras percepciones. A traves de ella damos sentido al mundo. Sin embargo, agrega que la persona que es capas de atravesar las barreras culturales, "desarmando y sangrando", es una clara demostracion de que la consciencia humana posee, en el fondo, la misma naturaleza.

    Despues de tanto juego literario, hermoso, la seco con tecnisismos jaja.

    ResponderEliminar
  6. Creo, Nadin, que desde que el hombre es hombre, desde que se "vió a si mismo" en la mirada "del otro" estamos insertos en un mundo cultural. El modo de inventar, fabricar y usar una herramienta, de hecho ya es tecnología y cultura. La tecnología es parte de la cultura, existen tecnologías en pro de la calidad de vida de las personas, y existen tecnologías para la destrucción. El problema es que en el proceso evolutivo, nos fuimos de mambo, la historia del hombre nos llevo a hacer un misticismo de la tecnología, la la razón vs la emoción, el poder, el tener, el dominar, el escalvizar, crecer economicamente a costa de los recursos naturales sin pensar en las futuras generaciones.... Creo fervientemente y defiendo la cultura, pero si lograramos remontarnos más atrás, a estos antepasados nuestros, quizás al pundo de donde venimos, antes de la conquita por ejemplo, podríamos recuperar ese contacto con la naturaleza, con los seres superiores, con nuestro propio ser unviversal. ¿Por qué los mayas o los aztecas construyeron una cultura tan sólida? por que desapareciero¨? y desaparecieron realmente? o llevamos algo de ellos en nuesteas venas, en nuestro latido y en nuestro ser latinoamericano?...qué es lo que corre dentro nuestro? mmmmm!!!!!!! esta parte del blog parece que esta en otra frecuencia, menos mal que María tiene varios ambientes de relax!!! BESOS MARÍA y gracias por este espacio para repensar algunas movilizaciones internas!!!! De este lado, parece que estamos fumando la pipa de la paz!! que lindo que se pueda TODO!

    ResponderEliminar