/* Profile ----------------------------------------------- */ .profile-img { float: left; margin-top: 0; margin-right: 5px; margin-bottom: 5px; margin-left: 0; padding: 4px; border: 1px solid #6728B2; } .profile-data { margin:0; text-transform:uppercase; letter-spacing:.1em; font: normal normal 83% Verdana, sans-serif; color: #af99dd; font-weight: bold; line-height: 1.6em; } .profile-datablock { margin:.5em 0 .5em; } .profile-textblock { margin: 0.5em 0; line-height: 1.6em; } .profile-link { font: normal normal 83% Verdana, sans-serif; text-transform: uppercase; letter-spacing: .1em; } /* Footer ----------------------------------------------- */ #footer { width:660px; clear:both; margin:0 auto; padding-top:15px; line-height: 1.6em; text-transform:uppercase; letter-spacing:.1em; text-align: center; } -->





X) 20 AÑOS DE SILENCIOS…

Aunque la solidez de silueta del duende se iba esfumando con los años… jamás sucedió lo mismo con su sonrisa… la que seguía apareciendo en los rincones más difíciles y en los más felices de mi vida… como un Cheshire Astral.

Pasaron 20 años en donde me sumergí en mi propio silencio. Apenas pocas personas muy íntimas sabían este capítulo de mi vida. Siempre me encargué de reservarlo mucho y guardarlo como un tesoro personal, íntimo y sobre todo, de mucho respeto. También sentí que ese respeto debía preservarse por la vida pública de María, era importante sostenerlo en mí. Y si ahora ABRO LAS MANOS Y DEJO VOLAR AL MAGO QUE HABITA AÚN EN MI VIDA, es porque comparto la propuesta de María de contar en su espacio virtual la vivencia del Mago… Siento que “solo estoy abriendo las manos” y pido perdón, porque no podía contar esto en solo una carta… No me salió, no puedo, lo intenté, pero cómo hacerlo?

Un tiempo más tarde que el Mago volara junto a Juan Salvador Gaviota, fui a ver un recital de María en una ciudad vecina a la mía. Al día siguiente, le saqué fotocopias a las 23 cartas del Mago, pasé por el hotel y se lo di a uno de los músicos que estaba justo en la recepción. Solo le dije: -estas son cartas del papá de María, por favor, encárgate que lleguen a sus manos-. El me dijo: -nos estamos yendo, ella ya baja, dáselas vos-. Me sonreí y desde la puerta del hotel le guiñé un ojo: -es suficiente con que se las entreges en sus manos-. Pero ya el Universo empezaba a “conspirar” y se encargó que yo supiera que las cartas habían llegado a manos de María. Le hicieron una nota por radio en la ciudad siguiente, donde ella contó que había pasado un momento difícil relacionado con la gira, pero que tenía en sus manos las cartas de su padre. Sentí que había cumplido con el destino. María tenía que tener estos escritos, esa vida entera de su padre concentrada en esas cartas. Ella era, simplemente, una hija más del MAGO y sus canciones habían sido las que me llevaron a él. Ya no era trascendente que supiera si me estaban creciendo alas o si aún temía a la bomba atómica. No importaba que supiera el modo en que el Mago resonaba en mi interior. Ella acompañaba con sus canciones mi crecimiento… y eso bastaba para mí. Yo no era diferente a nadie de quienes crecimos “viendo la vida con otros ojos” acompañados con sus canciones que también nos hablaban de que la vida era “otra cosa”… Nada me hacía diferente. Muchas veces fui a ver a María, durante muchos años. Yo solo podía apenas vislumbrar la matriz de su origen, una minúscula partecita de su herencia genética en el ADN del alma del Mago… y ella, como buena “Aprendiz de Mago”, llenaba miles de almas!. Sabía que él estaba conmigo escuchándola cantar y que ella lo traía en sus bolsillos cada vez que subía a un escenario. Qué más pedir a la vida?. Las enseñanzas del Mago me acompañaban en todo momento… “yo no me sentía sola porque había aprendido a hablar y discutir conmigo misma. Sabía que inmigrante es una fulera palabra, que la felicidad pasaba por la simpleza y la apertura del alma, que el corazón abre puertas y que uno mismo puede también, dibujar su propio destino”. Aún así, hubo algunas conspiraciones astrales en las que creo que el Mago hizo algunos pases alquímicos para que la vida nos encontrara con su hija del alma en situaciones mucho más casuales, lo que ahora entiendo, fue necesario para abrir puertas al destino que se venía gestando.





(continuará…)

1 comentario:

  1. Lo mas dificil es hablar de la muerte, siendo esta la unica cosa segura de la vida. Loco!

    Bettina me hizo releer a Calvino, asi que me quedo con esto: —Perdóname, señor: no hay duda de que tarde o temprano me embarcaré en aquel
    muelle —dice Marco al Klan—, pero no volveré para contártelo. La ciudad existe y tiene un simple
    secreto: conoce sólo partidas y no retornos.

    Lo importante es lo q hay entre la llegada y la partida.

    Abrazo!

    ResponderEliminar