/* Profile ----------------------------------------------- */ .profile-img { float: left; margin-top: 0; margin-right: 5px; margin-bottom: 5px; margin-left: 0; padding: 4px; border: 1px solid #6728B2; } .profile-data { margin:0; text-transform:uppercase; letter-spacing:.1em; font: normal normal 83% Verdana, sans-serif; color: #af99dd; font-weight: bold; line-height: 1.6em; } .profile-datablock { margin:.5em 0 .5em; } .profile-textblock { margin: 0.5em 0; line-height: 1.6em; } .profile-link { font: normal normal 83% Verdana, sans-serif; text-transform: uppercase; letter-spacing: .1em; } /* Footer ----------------------------------------------- */ #footer { width:660px; clear:both; margin:0 auto; padding-top:15px; line-height: 1.6em; text-transform:uppercase; letter-spacing:.1em; text-align: center; } -->




y mi padre sigue haciendose presente...


XIV) Y SU NAVIA TAN QUERIDA…


Aurelia me recibió con todo el amor de una tía abuela, le leí todas las cartas del Mago y fuimos hasta la bella playa de Navia donde a pesar del frío, me descalcé y mojé mis pies para fundirme en ese mágico mar… El cabello de Aurelia era blanco como la nieve, su cuerpo menudo y una elegancia delicadísima. Un verdadero derroche de femineidad. Preparó un aperitivo exquisito y como si fuera una ofrenda, trajo desde su habitación envuelta entre unas telas plegadas y muy delicadas su “coleta” (como decía ella) del cabello largo y claro de su juventud y me lo mostraba con tanta felicidad y orgullo!... Ella también quedó en ese instante, sostenida en el tiempo mientras acariciaba su cabello… me recordó al Mago, cuando quedó detenido mirando la servilleta en el bar donde tomamos nuestro vino tinto aquel sábado en Palermo. Aurelia preparó un almuerzo con el mejor sabor asturiano y con sus propias manos. Era una mujer maravillosa y llena de ternura en su mirada. Toda la delicadeza que puede llevar una mujer aún después de los 90 años, estaba concentrada en la esencia de Aurelia.


Paco me regaló días inolvidables… y el Mago disfrutó conmigo el sonido de “la Ría” que desemboca en el mar, la estatua de Don Ramón Campoamor en la plazoleta al lado del río Navia, la casa en restauración donde había vivido el poeta, las callejuelas medievales, la muralla herencia de la conquista romana, los bares donde se juntan los naviegos todas las tarde a discutir sobre política o fútbol, el camino hacia el mar y las caídas del sol en esa mágica playa donde el escarpado de la montaña se hunde profundamente en el mar… sus aguas frías y la brisa cantábrica… todo está en mi alma.
Magdalena vivía totalmente feliz y vital en la Rebollosa. Me dijo, que deseaba vivir y morir allí. Qué filosofía de vida diría el Mago!. Finalmente había cumplido mi promesa. Caminando su infancia,
le dibujé el bozal para su cordero. Yo tampoco encontré su plantación de chocolates, historia que Aurelia y Magdalena recordaban con una sonrisa gigante en sus rostros y me la contaban una y otra vez.

Si el Mago estaba desilusionado con Don Ramón Campoamor porque el poeta que le cantó al río Navia murió en Madrid, conmigo ya estaría feliz, porque había cumplido mi promesa, había llegado a su casa natal de piedras milenarias, había visto la belleza del mar Cantábrico desde el Cascarón y había estado en “su paraíso”, que sin dudas, es exactamente ese punto de la Tierra.

Mi corazón debió ser muy resistente, porque soportó latidos y emociones muy fuertes. El Mago era un hombre de “palabra”… y la cumplió llevándome hasta allí. Nunca dudó en sus cartas que yo llegaría a su tierra cuando decía “YA LO VERAS!”… solo había que esperar como aquello de “cada cochinillo con su teta” que llegara el momento de escuchar las señales y simplemente arriesgarse a vivir sin miedos, sin muchos cuestionamientos sobre lo que vamos dibujando con nuestro paso por la vida. Él fue un gran pintor de destinos, pero todo destino solo es posible si nosotros somos capaces de construirlo con los deseos del alma.




(continuará…)

3 comentarios:

  1. quedan muchas partes?... ya me intereso saber de que trata esta historia así que me propuse a imprimirla para leerla en papel ya que me molesta mucho leer tanto por el monitor :-P

    ResponderEliminar
  2. Que bello Gabino lo que has hecho! Lo que falta es lo que falte para que se acomode esta bella historia en tu corazón!!! mmmm.... El tiempo y el espacio son tan efímeros como nuestras vidas. Un abrazo grande!

    ResponderEliminar
  3. Que bien hice al imprimir esta historia Bettina… pensé que podría aburrirme y que realmente no valdría mucho la pena el intento, y que bueno que me equivoque terriblemente!... anoche con sueño me puse a leer una de las hojas que imprimí y termine leyendo todas!... que hermosa historia y que bien relatada. Hizo bien Maria que con toda esa magia que la baña publicara un relato tan dulce como este… es extraño como juegan las cosas, Juan Salvador Gaviota y el principito siempre fueron dos historias que me acompañaron en mis recuerdos, y es bueno que así fuese, tal vez tenia que ver entre otras cosas como para entenderte al comentarlos en tu relato.

    Gracias Marilina, re gracias Bettu y gracias al Mago que forma un punto inmenso de apoyo para que esta historia diese a luz.

    Sin mucho mas que decir no me queda mas que la espera para ver hasta donde llega el agujero del conejo ;-)

    ResponderEliminar