/* Profile ----------------------------------------------- */ .profile-img { float: left; margin-top: 0; margin-right: 5px; margin-bottom: 5px; margin-left: 0; padding: 4px; border: 1px solid #6728B2; } .profile-data { margin:0; text-transform:uppercase; letter-spacing:.1em; font: normal normal 83% Verdana, sans-serif; color: #af99dd; font-weight: bold; line-height: 1.6em; } .profile-datablock { margin:.5em 0 .5em; } .profile-textblock { margin: 0.5em 0; line-height: 1.6em; } .profile-link { font: normal normal 83% Verdana, sans-serif; text-transform: uppercase; letter-spacing: .1em; } /* Footer ----------------------------------------------- */ #footer { width:660px; clear:both; margin:0 auto; padding-top:15px; line-height: 1.6em; text-transform:uppercase; letter-spacing:.1em; text-align: center; } -->




El estrellato envuelve con su fulgor el presente de Marilina Ross


Julio de 1964 - Revista Radiolandia



"Cuando el amor me convoque, no faltaré"


Alguna vez se dijo, desde estas mismas páginas, que "Pinky" era un producto neto de nuestra televisión. Ahora puede decirse lo mismo de otra figura juvenil que ha comenzado a brillar con luces propias en el firmamento estelar. Se trata de Marilina Ross, cuyos trabajos consagratorios para el video le han valido lauros, así como su primera intervención para el cine, en la película "Primero yo", además de una citación judicial hizo que muchos ojos se fijaran en ella, desde las pantallas exhibidoras del Festival de Cannes.

Tras el tipo infantil de Marilina, nuestra entrevistada, se oculta una adulta concepción de arte, de la vida y también, porque no decirlo, del amor:


- Muchas personas suponen -nos dice- que soy una chiquilina porque me ven en "Señoritas alumnas" o en "Yo soy porteño". Y no es así, como tampoco deben pensar que soy una alocada a raíz de mi interpretación de "Primero yo". Creo que el arte de interpretar exige una constante transfiguración. Nuestro oficio consiste en encarnar distintos personajes. Cuanto mejores seamos, más fiel será el retrato que compondremos...

Marilina pone una serie de modernos discos en su aparato y mientras nos sirve una taza de café, insiste en su prejuicio:



- Es duro ser una figura popular. Cada paso es espiado, cada actitud juzgada. Antes, nadie se fijaba en mí, ahora debo someterme a un invisible pero severo control. Hasta los vecinos controlan la hora que salgo y llego, mi peinado y mi ropa...

En fin, será cosa de acostumbrarse. Será que para mí todo esto es nuevo...



ALEGRE Y JUICIOSA

La personalidad de esta joven estrella es una perfecta simbiosis entre lo alegre y lo juicioso. Está siempre riéndose. Es la alegría de vivir. La edad de una constante primavera. Y al mismo tiempo sabe perfectamente que el arte es un camino difícil, erizado de dificultades, que trae una sorpresa a cada paso y que es mucho más fácil llegar al estrellato que mantenerse en él.

- No crean -afirma- que lo que sucede a mi alrededor me toma de sorpresa. Desde el momento en que elegí ser actriz, me dispuse firmemente a transitar este camino. Lo hago con alegría porque hasta el momento la suerte me acompañó. Además soy alegre por naturaleza. Como se acostumbra a decir, tomo las cosas con soda. Trato de hacerme mala sangre solamente por los aspectos importantes de la vida. Por ejemplo frente al amor...



En el curso de la conversación, Marilina Ross ha tocado justamente uno de los temas que está en boca de numerosos admiradores. Se dice que la estrellita, quien hasta el momento vivía un sereno noviazgo, se ha sentido fuertemente impresionada por otra joven figura de la colonia y que a raíz de este brusco idilio se ha roto un hogar. Cuando planteamos el interrogante, nuestra entrevistada no pierde su sonrisa y trata de buscar una explicación coherente:

- Sostengo que el amor es para mí algo importante. A su convocatoria no faltaré. Además para el amor no hay edad ni razonamientos premonitorios. Cuando llega nos encontramos frente a un hecho consumado...

- Pero concretamente entre usted y...

- Concretamente, hay que dejar que los acontecimientos sigan su propio desarrollo. ¿Ustedes no se no enojan si les digo algo?

- De ninguna manera, Marilina.

- El amor no es ni un partido de fútbol ni una película. No pueden existir comentarios a su alrededor, ni se puede hacer una crónica sobre su desarrollo. Cuando existe, es tan visible que no puede pasar inadvertido; cuando es falso, más vale olvidarlo porque su mención sólo trae sufrimientos...

Una forma elegante y también oportuna de soslayar la situación. Pero, evidentemente, Marilina tiene todas las trazas de estar enamorada. Una alegría interior inocultable la delata. Y en última instancia resulta lógico. Si ha logrado triunfar en su carrera, ¿por qué no habrá de conquistar un corazón masculino?



Silvina compartió esta nota y Silvina la tipeó. Muchas Gracias!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario