/* Profile ----------------------------------------------- */ .profile-img { float: left; margin-top: 0; margin-right: 5px; margin-bottom: 5px; margin-left: 0; padding: 4px; border: 1px solid #6728B2; } .profile-data { margin:0; text-transform:uppercase; letter-spacing:.1em; font: normal normal 83% Verdana, sans-serif; color: #af99dd; font-weight: bold; line-height: 1.6em; } .profile-datablock { margin:.5em 0 .5em; } .profile-textblock { margin: 0.5em 0; line-height: 1.6em; } .profile-link { font: normal normal 83% Verdana, sans-serif; text-transform: uppercase; letter-spacing: .1em; } /* Footer ----------------------------------------------- */ #footer { width:660px; clear:both; margin:0 auto; padding-top:15px; line-height: 1.6em; text-transform:uppercase; letter-spacing:.1em; text-align: center; } -->




Yo no elegi el papel de ingnua pero tengo derecho a vivir

Mayo de 1966 - Revista Radiolandia

Una pareja a salvo de los rumores

Marilina Ross: “Yo no elegí el papel de ingenua, pero tengo derecho a vivir”, dice




¿INGENUA yo? Bueno, todo es cuestión de papeles, trabajo y amor.

- Lo anterior más o menos se entiende, pero su referencia al amor, no...

- Muchos me han dicho que la ingenuidad es una calidad que me pertenece... y en el amor también me siento así... creo en los demás y en la vida tal como se presenta.

La autora de estos conceptos es Marilina Ross y está muy convencida de ellos. Su trabajo en el cine y la televisión le ha brindado, pues, varias oportunidades de demostrar que su apariencia física y su talento se acercan mucho al clásico papel de "ingenua". La pregunta, claro está, estaba dirigida a la popular estrella en el sentido de si ella se encontraba o no en la interpretación de ese tipo de papeles.

- Lógicamente, a una actriz no le gusta hacer siempre el mismo papel..., pero hay que desarrollar una tarea acorde con las posibilidades de cada uno...

- ¿Le parece que su futuro está ligado en forma permanente a ese tipo de papeles?

- Espero que no..., además el tiempo no pasa en vano... yo espero hacer papeles de auténtica abuelita del cine...

Hasta el momento, varias crisis habían pasado en la vida sentimental de la popular estrella. Todas ellas ligadas a populares figuras en el ambiente artístico que, de uno u otro modo, habían estado ligadas a ella. Osvaldo Miranda, su compañero de tareas en el ciclo "La Nena", fue quien últimamente introdujo una difícil crisis en el matrimonio de la actriz.



EL TRABAJO

¿Cómo apareció Osvaldo Miranda en este peligroso círculo amoroso? Es una pregunta que la estrella respondió con sinceridad:

- Osvaldo es un gran amigo..., por razones de trabajo estamos siempre juntos..., pero nada más. Además es difícil pensar que haya sido el motivo de alguna crisis de mi matrimonio cuando hace rato que soy muy feliz con Emilio Alfaro...

- ¿Hay entonces una conquista definitiva de la felicidad en su matrimonio?

- ¿Usted cree que la felicidad es definitiva?..., estoy muy segura de que no lo piensa..., a nosotros nos costó mucho decidir nuestro matrimonio... y no porque estuviéramos indecisos con respecto a nuestros sentimientos..., sino por ese prejuicio de que los matrimonios jóvenes no duran..., parece mentira, pero eso influía en grado sumo sobre nuestro pensamiento..., claro está que no lo reconocíamos, pero ahora que nos acordamos nos causa gracia...



- Eso sucede siempre...

- Sí, los grandes peligros, cuando pasan, suenan un poco cómicos...

Marilina Ross continuó explicándonos algunos detalles de su decisión matrimonial. Sin embargo, otra referencia crítica se cernía sobre su pasado bastante reciente. La intervención de Juan Carlos Barbieri como otro factor desencadenante del sabido triángulo amoroso.

SU PROMESA

Este rumor también había circulado con insistencia referido a la vida sentimental de la popular estrella. Inclusive provocó otro conflicto, esta vez con Inés Moreno, esposa del popular actor.

- ¿Hasta dónde tenía ribetes de veracidad esta versión?

- Otro engaño -nos replicó Marilina Ross-, no me explico por qué algunos se empeñan en destruir mi felicidad..., a veces todo esto parece una conspiración tejida para destruir algo que nos ha costado verdaderos sacrificios construir...



- ¿Usted no cree que esos rumores corren paralelos a la popularidad de una figura?

- Sí, en cierto modo tienen razón. A veces la popularidad y el éxito tienen ese precio exorbitante... el de sacrificar la felicidad íntima de cada uno a la consagración de una carrera que exige como ninguna una dedicación extraordinaria...

- ¿Cree que debe llegar a los sentimientos personales?

- Yo no creo que deba llegar, pero lamentablemente así ocurre..., es una pena que no encontremos una solución a ese problema..., usted lo ha visto y creo que todos lo han comprobado acerca de Brigitte Bardot, por ejemplo, que es espiada hasta con largavistas en su vida privada...

Hasta aquí la confesión de Marilina Ross. Una estrella que ganó duramente el derecho de ser feliz y que lo es plenamente. El único obstáculo reside en su popularidad y los riesgos que ella siempre origina a quienes la logran. Pero ese es un precio que todas las estrellas pagan y que por devoción y convicción nunca pueden dificultar su carrera artística.

No hay comentarios:

Publicar un comentario