/* Profile ----------------------------------------------- */ .profile-img { float: left; margin-top: 0; margin-right: 5px; margin-bottom: 5px; margin-left: 0; padding: 4px; border: 1px solid #6728B2; } .profile-data { margin:0; text-transform:uppercase; letter-spacing:.1em; font: normal normal 83% Verdana, sans-serif; color: #af99dd; font-weight: bold; line-height: 1.6em; } .profile-datablock { margin:.5em 0 .5em; } .profile-textblock { margin: 0.5em 0; line-height: 1.6em; } .profile-link { font: normal normal 83% Verdana, sans-serif; text-transform: uppercase; letter-spacing: .1em; } /* Footer ----------------------------------------------- */ #footer { width:660px; clear:both; margin:0 auto; padding-top:15px; line-height: 1.6em; text-transform:uppercase; letter-spacing:.1em; text-align: center; } -->




Boda Blanca en fotos

Fotos de la obra teatral "Boda Blanca" estrenada el 01 de abril de 1981 en la Sala Planeta.

Blanca (Marilina Ross) y Paulina (Patricia Hart) viven la alegría del fin de su niñez, intuyendo la adolescencia. Son primas; desde pequeñas han compartido todo: su habitación, la curiosidad ante la vida y un entrañable amor mutuo.

Regina (Ana María Castel) la madre de Blanca, siente que su vida se ha frustrado al lado de un hombre que la convirtió en una máquina de tener hijos. Se han negado uno al otro la posibilidad de vivir. Regina odia en silencio a su pareja.


A Vicente (Luis Campos) esposo de Regina, sólo le preocupan sus necesidades y sus apetencias. Entre su mujer y él se ha instalado un permisivo vacío moral. El matrimonio ha naufragado y ambos sobreviven entre sus restos.




Tadeo (Rubén Szuchmacher), el abuelo, no ha olvidado -pese a estar al borde de la muerte- sus instintos, que lo llevan a sentir una sospechosa simpatía por Paulina y perseguir con insistencia a la criada Margarita (Susana Yasan). Vicente no es ajeno a estas situaciones que son espiadas con interés por Aniela (Martha Rodríguez), cuñada de Vicente y madre de Paulina.




Durante la reunión familiar se produce una cándida escena de atracción entre Blanca y Benjamín (Carlos de Mattels). El joven queda extasiado.



Blanca cuenta a Paulina que Benjamín le ha declarado su amor y pedido en casamiento. Paulina -celosa- la interrumpe con el relato de un intento de seducción -algo senil- de Tadeo hacia ella. Blanca no presta atención y confiesa a su prima que aceptó el matrimonio con la condición de que nunca se consume... Será una boda blanca.


La futura esposa recuerda el desamor de su padre, que deseaba un varón; la indiferencia y sumisión de su madre; su rencor hacia la brutalidad y la desaprensión de los hombres. Blanca rasga las prendas de su ajuar. Su rebelión interior no quiere aceptar la degradación y la hipocresía que ha conocido como normas de vida.



Paulina, que se ha ido sumando a la degradación general intenta seducir a Benjamín pero es rechazado y esto le provoca una profunda herida que la aleja aún más de Blanca.



La fiesta de bodas es -para casi todos- sólo un acontecimiento social. Nadie nota la soledad en que se debate la pareja. Cuando la fiesta finaliza Benjamín cae en la desesperación y Blanca decide pasar por sobre todo lo que los separa para unirse a él. La vida puede ser diferente.


Blanca y Benjamín ya son marido y mujer. La familia ha pasado a un segundo plano. Comienzan a vivir sus propias vidas cuando Blanca se descubre por fin a sí misma: también la amistad entre un hombre y una mujer es una manera de amar.




Fuente: Revista TV Todo, 5 de mayo de 1981

No hay comentarios:

Publicar un comentario