/* Profile ----------------------------------------------- */ .profile-img { float: left; margin-top: 0; margin-right: 5px; margin-bottom: 5px; margin-left: 0; padding: 4px; border: 1px solid #6728B2; } .profile-data { margin:0; text-transform:uppercase; letter-spacing:.1em; font: normal normal 83% Verdana, sans-serif; color: #af99dd; font-weight: bold; line-height: 1.6em; } .profile-datablock { margin:.5em 0 .5em; } .profile-textblock { margin: 0.5em 0; line-height: 1.6em; } .profile-link { font: normal normal 83% Verdana, sans-serif; text-transform: uppercase; letter-spacing: .1em; } /* Footer ----------------------------------------------- */ #footer { width:660px; clear:both; margin:0 auto; padding-top:15px; line-height: 1.6em; text-transform:uppercase; letter-spacing:.1em; text-align: center; } -->




De enojos y admiración

Miércoles 16 de febrero de 2000 - Informática - Clarín

MARILINA ROSS, FANÁTICA DE LA COMPU

De enojos y admiración

Es lo que marca el vínculo que la artista argentina tiene con su Mac

Por: GISELLE CASERES
informatica@inf.clarin.com.ar


Mi primera relación con la computadora fue de enojo", dice Marilina Ross. A continuación, esta compositora, cantante y actriz explica: "Me enojé muchísimo, porque vino un músico y me mostró todo lo que podía hacer una , computadora. El resultado me pareció maravilloso, pero lo que me enfureció fue que la máquina no siente. Hace todo bien, pero no siente nada. Es lo opuesto de mí".



"La computadora una máquina, una herramienta: el alma la ponemos nosotros"


El resultado de ese choque inicial fue Desafío, un espectáculo en el que Marilina se enfrentaba con la computadora. "Lo hicimos en el año 86. Sobre el escenario la máquina tenía una capelina, y hacia el final terminaba llorando. La música estaba disparada por la computadora, pero al teclado lo manejaba un músico. A lo largo del show ella me hablaba y me contestaba, un diálogo tras otro."

Frente a la compu, Marilina vio el abismo. "La sensación era la de tener delante el Universo y sentir que apretaba una tecla y no sabía adónde iba a parar." Cuando se conectó por primera vez a Internet sus amigos le preguntaron a quién admiraba "Claudio Baglioni, un cantautor italiano", dijo ella. "Entonces escribieron su nombre, apretaron Enter y llegamos a su página, que tiene todas sus canciones, un saludo, todos los discos, las fotos, las letras. Yo creí que me moría. "

En aquella Mac de la primera visita a Internet, Marilina tiene todas sus canciones (alrededor de 70): las letras, las músicas, las partituras. Como es de esperar, en ella la compositora hace música. "Esto es un estudio de grabación", define. Pero además, se entretiene: "Soy una jugadora empedernida", se describe, sin tapujos. Después de un aprendizaje arduo y largo (Marilina tuvo cinco profesores que le enseñaron a usar la compu), la relación música -compositor-computadora está, para ella, muy clara: "La computadora es una máquina, una herramienta. El alma se la ponemos nosotros". Para Ross, la compu es como la luz eléctrica indispensable.

Compañía cibernética

"En los momentos más difíciles de estos últimos años la computadora me resultó imprescindible –confiesa emocionada -. Cuando mi madre estuvo enferma y yo tenía que quedarme de noche atenta al teléfono, era mi gran compañía. Me quedaba despierta navegando, haciendo música. Y en una de esas noches de obligada vigilia le compuse un tema a mamá. "De su experiencia, Marilina saca un consejo: que las personas solas se acerquen a la compu, a Internet. "Acompaña muy bien. Mucho más que la televisión, donde lo único que se hace es mirar pasivamente algo dado. Con una computadora uno es un participante activo."

Ejemplos que apoyen su afirmación, no le faltan. "Mi músico, por ejemplo, conoció a alguien chateando se encontraron y ahora están juntos. Por computadora se puede llegar a conocer a una persona no desde lo físico, sino desde el alma."

Consecuencia lógica de la soledad, las preocupaciones y la admiración por los bits, el chateo no se hizo esperar en la vida de la actriz que interpretara a la mítica Raulito. "Al principio me pasaba horas chateando –admite -. Me volvía loca, pero me fui cansando, porque salvo dos o tres personas interesantes, me encontré con mucho levante. Frente a eso, lo primero que hacía era decir que tengo más de 50 años: ahí se borraban todos", se ríe.

Trabajo de bits

A través de Internet Marilina editó, el año pasado, su primer disco en Corea: cada parte de la negociación se hizo a través de la computadora. "Es una empresa que está rescatando todos los discos grabados en los años '70. No se cómo se encontraron con este primer disco mío y con otros, de todo el mundo, referentes a esa década. Me contrataron, y aquí está - dice Marilina, con el CD en la mano -: en coreano."

Marilina compone con la guitarra y a veces con el teclado, pero como no sabe tocar, le cuesta mucho más. "Cuando compongo la canción comienzo a jugar con un arreglo y voy al teclado, le pongo batería de base, un bajo, un teclado. Sumo instrumentos y hago una especie de arreglo musical. Lo meto en la computadora, le pongo la voz y ya me imagino cómo puede sonar. Después, llevo todo a un arreglador."

Marilina cuenta que su última canción Ojos de ciervo, aún sin editar, está en el formato MP3. ¿Cómo llegó hasta ahí? Navegando Internet en España la compositora se topó con un concurso sobre canciones en formato MP3 caseras. Marilina decidió participar. Y la dejaron.

Lo que resulta complicado es cuando aparecen los derechos de autor: "En cuanto aparece la propiedad privada, eso atenta contra Internet. Aquí todo es de todos y nada es de nadie. A mí no me asusta que me quieran robar las canciones, que me las roben, si ya no son mías.
Con un personal sentido del humor Marilina dice que la contra que le ve a la computadora es "mi media neurona, a la que ya encuentro un poco cansada". Y explica por qué: "A veces siento agobio por tener que aprender más. A lo que se suma la permanente contractura dorsal derecha de la espalda por usar el mouse."

A estas alturas, Marilina tiene en camino un nuevo disco, y se está preparando para protagonizar una película dirigida por un conocido argentino. "El film me gusta, ya le dije que sí al director pero por ahora no puedo hablar más."

Fuente: marilinaross.com.ar

No hay comentarios:

Publicar un comentario