/* Profile ----------------------------------------------- */ .profile-img { float: left; margin-top: 0; margin-right: 5px; margin-bottom: 5px; margin-left: 0; padding: 4px; border: 1px solid #6728B2; } .profile-data { margin:0; text-transform:uppercase; letter-spacing:.1em; font: normal normal 83% Verdana, sans-serif; color: #af99dd; font-weight: bold; line-height: 1.6em; } .profile-datablock { margin:.5em 0 .5em; } .profile-textblock { margin: 0.5em 0; line-height: 1.6em; } .profile-link { font: normal normal 83% Verdana, sans-serif; text-transform: uppercase; letter-spacing: .1em; } /* Footer ----------------------------------------------- */ #footer { width:660px; clear:both; margin:0 auto; padding-top:15px; line-height: 1.6em; text-transform:uppercase; letter-spacing:.1em; text-align: center; } -->




Domingo 30 de septiembre de 1990 - Diario Crónica

"La crisis no me permite crear"

MARILINA ROSS PASA POR UNA ETAPA DE ANGUSTIA


Los gestos suaves, la mirada tranquila, las palabras mansas. Casi sin querer, Marilina Ross trasunta paz, ese mismo estado que se preocupa tanto por buscar, y que en estos momentos ve peligrar por el conflicto del Golfo Pérsico. "Me duele la inconciencia que reina en todo el mundo; en poco tiempo probablemente estalle el planeta y esto nadie lo dice", afirma con pena y con bronca, para agregar: "Esto es un delirio, al igual que la carrera armamentista".

-¿Cuánto influye el medio ambiente en la creación de un artista?

-Bastante. En mi caso, la crisis actual -no solo la de nuestro país, sino la del mundo- me traba, no me permite crear. Me salen cosas muy densas y me angustio, eso me impide seguir adelante. En estos momentos tengo una letra a la que le falta la música y una música que no tiene letra; justamente por lo que decía, estoy atascada.

Se hace una pausa. Tomamos un café y Marilina aprovecha para fumar. Repasamos su último trabajo, “Latiendo”, un maxi disco con cinco temas, entre ellos “Honrar la vida” de Eladia Blázquez –cortina musical del programa televisivo “Atreverse”; “Hay quien precisa”, de Silvio Rodríguez y “Con todo el amor que puedo”, del italiano Claudio Baglioni.

-¿Tuviste que recurrir a otros autores por esa “angustia creativa”?

-Claro. En el disco hay una ausencia de temas míos por dos razones: porque en estos momentos no me sale nada y porque hay otros músicos con los que me identifico, que están diciendo lo que yo quiero, por eso recurro a ellos.

-Pese a este bache que estás atravesando (que se opone al éxito del disco) podés trabajar con absoluta libertad. ¿Qué experiencia te quedó de la época de la censura?

-Fue muy duro, lo viví con mucho dolor. Tuve que exiliarme en España, donde trabajé como actriz. Pero eso quedó atrás, no sé si vale la pena seguir recordándolo.

-¿Cuándo te diste cuenta de que tu verdadera vocación pasaba por la música?

-Cuando se produce un profundo cambio en mi interior, por el que me doy cuenta de que ser actriz era cumplir el deseo de los demás –en realidad de mis padres, que me pusieron a estudiar a los 8 años- y que mi verdadero amor era y es la música. Eso fue en el ’80, cuando regresé al país. En ese momento estaba prohibida como actriz y empecé a tocar la guitarra en un pub, con muy poca gente.

-¿Cómo te sentías? Porque eras una actriz famosa que tenía que recurrir a la música para vivir.

-No era así, porque estaba haciendo lo que me gustaba y el público que me iba a ver eran jóvenes a los que no les interesaba la actriz, sino que se identificaban con las cosas que decía en mis canciones. Eso fue creciendo y de las primeras veinte personas que iban a los espectáculos, a veces exponiéndose a que se los llevase la policía, el público fue superando sus miedos y se fue multiplicando. En el ’82 empecé a grabar y a conseguir un poder de convocatoria a los recitales mucho mayor. ¡Cómo querés que vuelva a ser actriz!

-¿Cuánto te sirvió tu base actoral para montar tus espectáculos musicales?

-Fue fundamental, porque mis espectáculos no tienen la estructura de un recital, sino que se acercan más a una obra teatral, o si se quiere a una comedia musical. Es decir, existe una unidad temática, hay una historia que se cuenta través de las canciones.

-¿Cuáles son tus proyectos inmediatos?

-Estoy en la puesta a punto de las presentaciones que voy a realizar el 12, 13 y 14 de octubre, donde el planteo es tomar el tema “Honrar la vida” y desmenuzarlo frase a frase. La propuesta será “la vida no es callar” y a partir de esta consigna se va a desarrollar el concierto.

-El éxito de “Honrar la vida” es palpable. ¿A qué se lo atribuís?

-A que es un tema muy profundo, maravilloso, donde se dicen muchísimas cosas, y la gente necesita escuchar esas cosas.

-¿Pensás que la telenovela “Atreverse” influyó en algo?

-Sí, ayudó a difundir la canción, pero vale por sí misma. Creo que se sirvieron mutuamente, porque el tema también ayuda a las historias que se cuentan y a veces las termina de concretar, tal es la fuerza que tiene.

-¿Pensás llevar el espectáculo al interior?

-Estoy en permanente contacto con la gente del interior. Nunca dejo de ir a las provincias, donde existe una crisis muy grande. Pero tienen una ventaja con respecto a nosotros, porque no viven tan agitados, tan neurotizados, tienen mucha más tranquilidad, mucha más paz. Tienen más tiempo.

Pese a la limitación creativa, a la crisis nacional y mundial, a la inconciencia que puede llevar al mundo a su destrucción, Marilina sigue apostando a la vida, guardando una gran cuota de optimismo, porque para ella, el sol siempre está.



Desde el rinconcito, esta nota la compartió Christian. Muchas Gracias Chris!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario