/* Profile ----------------------------------------------- */ .profile-img { float: left; margin-top: 0; margin-right: 5px; margin-bottom: 5px; margin-left: 0; padding: 4px; border: 1px solid #6728B2; } .profile-data { margin:0; text-transform:uppercase; letter-spacing:.1em; font: normal normal 83% Verdana, sans-serif; color: #af99dd; font-weight: bold; line-height: 1.6em; } .profile-datablock { margin:.5em 0 .5em; } .profile-textblock { margin: 0.5em 0; line-height: 1.6em; } .profile-link { font: normal normal 83% Verdana, sans-serif; text-transform: uppercase; letter-spacing: .1em; } /* Footer ----------------------------------------------- */ #footer { width:660px; clear:both; margin:0 auto; padding-top:15px; line-height: 1.6em; text-transform:uppercase; letter-spacing:.1em; text-align: center; } -->




Late un corazón

11 al 17 de octubre de 1990 - Revista 13/20

Marilina Ross

Late un corazón




La intérprete está embroncada pero sigue tirando para arriba. No quiere callar y elige nuevamente un escenario, el del Opera, para cantar sus verdades a los cuatro vientos. Y merecer la vida.

"Me está costando mucho componer, me salen cosas demasiado densas. No quiero mentir, no quiero hablar de los pajaritos de colores porque no se ven. Está el sol como siempre, pero también hay que mostrar las nubes. Es tanta la densidad que nos toca vivir. Una guerra mundial en puerta, los problemas específicos de nuestro país. Todo me parece un disparate".

Marilina Ross, María Celina Parrondo, prepara un nuevo espectáculo en el que este tema de guerra se paseará multipresente, insoslayable. Este fin de semana, en el escenario del Opera, la consigna será Honrar la vida. "Porque está diciendo muchas cosas que estamos necesitando escuchar; es algo así como una toma de conciencia". Otra canción, Escaleras mecánicas, también se enreda en la trama. Quizás más a tiempo que nunca. Porque la intérprete ha elegido meterse en el dolor y en el miedo. A su manera:

Adónde va la humanidad sobre escaleras mecánicas, propulsadas por el ansia de un poder que no puede hacer al hombre feliz, con la bomba de neutrones para defender la paz. ¿Qué paz? Marilina dice estar espantada por la inconsciencia de la humanidad. "Esa locura de que esté por explotar el planeta por un pozo de petróleo. Pero lo que más me aterra es que no se haga un movimiento mundial para evitarlo. Al contrario, se mandan tropas. No sé, tal vez sea el miedo el que nos paraliza impidiéndonos pensar que basta una sola chispa para que todo vuele".

Latiendo

Y si que va a latir el trapo rojo que la artista desplegará sobre el escenario. Un corazón de artificio que terminará convirtiéndose en circo para cobijar tragasables, lanzallamas y un disfraz de payaso a su medida. La base fue el tema Honrar la vida, esa canción de Eladia Blázquez que Alejandro Doria -el director televisivo de Atreverse- se esforzó porque Marilina interpretara. De ahí nació la idea de un maxi, Latiendo. Con ese tema, otro de Claudio Baglioni, Hay quien precisa, de Silvio Rodríguez, la versión castellana de En nuestras manos y A Capella, una poesía de anterior espectáculo; "A veces quisiera ser extraterrestre para no ser cómplice de esta humanidad...".

Una vez más las canciones van a servir como modo de expresión. Ella insiste, "no hago recitales", y va aún más lejos cuando pretendía negarse al registro muy alto del tema de Eladia: "no soy una cantante". Finalmente aquella vez primó la intérprete, la actriz con público propio, esa que prepasa minuciosamente durante un mes el armado de su show. Sin utilización de cibernética multimedia, esa variante que mostró en su paso por Buenos Aires la "decidora" norteamericana Laurie Anderson. "Ella es sajona -dice Marilina-, yo soy latina. Y así como ella representa muy bien a su mundo, yo creo representar otra cosa tal vez más humana".



La obvia referencia a esta guerra potencial, la del Golfo '90, trae recuerdos de una apuesta perdida, la de Malvinas. Por esas paradojas, en 1982 ella dejaba de estar prohibida. Y elegía volver, para quedarse.


"Mi historia está aquí. Ahora se está yendo mucha gente, creo que está bien, cada cual tiene su que hacer su propia experiencia. Todo depende de los objetivos de vida que tengas. Si es hacer dinero, si a eso se le llama progreso, probablemente tengas que irte. Para mí hay otro progreso, interno. Y no me voy, a no ser que me saquen a patadas".

Encadenada

"Apuesto a las nuevas generaciones, al ser humano nuevo que va a venir porque este de hoy ya está muerto, ya no sirve, ya produce esta guerra".

La primera impresión es que Marilina no es de las que apuestan al ganador. Se juega por los cambios a largo plazo, quiere creer.

Por eso estuvo con su antorcha encendida en la plazoleta de ATC formando parte de la Cadena de luz a favor de la infancia. Es más, el himno internacional de la causa tuvo su voz en la Argentina. En las manos de los mandatarios, pensó, estaba la oportunidad de intentar el viraje.



La Cadena pareció haber surtido efecto y la luz roja del Golfo no impidió la Cumbre. Así, los jefes de Estado de 77 países pudieron reunirse en las Naciones Unidas para, al menos, comprometerse a proteger a los niños del mundo. "El cambio no es para mañana, pero está en los chicos; o sea, en nuestras manos".


Latiendo



Luego de la gira de verano, Marilina Ross sigue presentando su nuevo disco por todo el país. Este mes tiene una agenda más que completa, que toca los siguientes puntos: Villa Lugano el día 10 (cine teatro Gran Lugano), al día siguiente en el teatro Don Bosco, de San Isidro, el 15 en Uruguay, el 17 en el Coliseo de Lomas de Zamora, el 18 en La Casona del Conde de Palermo y cierra (momentáneamente) el 24 en el Ocean, de Morón. Un mes movidito para Marilina.

No hay comentarios:

Publicar un comentario