/* Profile ----------------------------------------------- */ .profile-img { float: left; margin-top: 0; margin-right: 5px; margin-bottom: 5px; margin-left: 0; padding: 4px; border: 1px solid #6728B2; } .profile-data { margin:0; text-transform:uppercase; letter-spacing:.1em; font: normal normal 83% Verdana, sans-serif; color: #af99dd; font-weight: bold; line-height: 1.6em; } .profile-datablock { margin:.5em 0 .5em; } .profile-textblock { margin: 0.5em 0; line-height: 1.6em; } .profile-link { font: normal normal 83% Verdana, sans-serif; text-transform: uppercase; letter-spacing: .1em; } /* Footer ----------------------------------------------- */ #footer { width:660px; clear:both; margin:0 auto; padding-top:15px; line-height: 1.6em; text-transform:uppercase; letter-spacing:.1em; text-align: center; } -->




El planeta tiene alma

Febrero de 1994 – El Vegetariano, Año IV, N° 26*

MARILINA ROSS: “EL PLANETA TIENE ALMA”


Por: GABRIEL RUGIERO

"Había saldado ya viejas cuentas pero otras quedaban pendientes... Y ella lo sabía... nadie mejor que ella lo sabía. Tenía que volver. Se tomó su tiempo... y su no -tiempo-, se acomodó en su espacio infinito y programó una vida. Escribió su guión, eligió a sus padres, se ordenó deberes, juró elegir la verdad y no el error. Y cuando escribió la palabra 'Fin' ya estaba lista para empezar.

Le costó menos esta vez despedirse de sus amigos de luz, sabía que iba a volver... y que los encontraría allá abajo. Repasó su libreto por última vez, prometo no olvidar... gritó con toda su Alma..."
(Ver Prometo no olvidar)

Y a eso voy, a que me cuente el guión.

Gotitas de luz bañan la tarde de Buenos Aires, en Palermo Viejo, donde vive Marilina. Su casa es un jardín botánico, lleno de una variedad infinita de plantas que ella misma plantó.

Me recibe con el mate preparado. “Cuando los oídos están listos para oír, entonces vienen los labios a llenarlos de sabiduría”. (El Kybalión). Siento que yo también estoy cumpliendo aquí con mi guión, y que esta entrevista la habíamos pactado ambos, aún antes de nacer, cuando éramos blancas estrellitas en el azul firmamento.

Abrimos juntos el Mágico libro de la Vida y comenzamos a recorrer las páginas de su pasado.

LA NENA

En la primaria llevaba el brazalete de la Cruz Roja, en la manga del guardapolvo. A los catorce años, como anticipándose a aquel “honrar la vida no es callar y consentir tantas injusticias repetidas”, sale a defender los derechos de Blanca de la Vega, su maestra más querida de la Escuela Labardén.

“Levanté en huelga al Labardén. Agarré una sábana y escribí: -Queremos a Blanca de la Vega-, (la habían echado por problemas políticos)".

“Al día siguiente, subo al micro, y a medida que iban subiendo todos mis compañeros, les decía que no tenían que entrar, que se tenía que resolver esto. Era una injusticia y no teníamos que permitir que sucediera. Los convencí a todos y no entró ninguno. Nos quedamos en la calle, protestando. Cuando preguntaron -¿quién organizó ésto? -¡Ella!- Ella era yo. Y estaba echada de la escuela. Me despidieron. Esa fue mi primer rebeldía”.


LA ACTRIZ

Ya era actriz y famosa. Su rostro aparecía a diario por las pantallas de televisión. Sin embargo su Alma le pedía algo más.

“Quería ayudar, quería ser útil, quería prestar un servicio a los demás. Comenzó a cerrarse dentro mío la idea de que éramos necesarios. Que la sola presencia en la villa; dar un poquito de Amor, o compartir un mate, con un salamín, en una casilla, cantar una canción, o lo que sea. Era muy necesario”.

Por eso comenzó a compartir su tiempo junto a Oscar Rovito, Leonor Benedetto, Emilio Alfaro, Juan Carlos Gené, Carlos Carella, entre otros. Interpretando obras de teatro (Sainete del 17) y canciones, con la gente más humilde de la villa de Retiro.

“El padre Mugica era un ejemplo, con su capilla del Cristo Obrero, en el medio de la villa. Dedicó su vida a los pobres. Al lado de la capilla tenía un gran almacén, depósito de comida y de objetos que iba recolectando por un lado, para regalar por otro”.

“En esa época el cambio estaba puesto más en lo social, en lo político, en cómo hacer para que haya menos injusticias. Pero todo esto, desde afuera. Yo creía que los gobiernos no nos permitían ser felices, o la sociedad, o el mundo. Pero no es así”.

“En los países que -se suponen- son libres, que no son dependientes, la gente tendría que ser más feliz. Sin embargo, el índice de suicidios es mayor en los países más desarrollados. Entonces, por ahí no es”.

ESPAÑA

Una oportunidad disfrazada de tristeza.

Con el golpe militar de 1976, fue prohibida su aparición en todos los medios de comunicación. Ante la imposibilidad de trabajar en nuestro país (amenazas anónimas de por medio), decide aceptar una propuesta laboral en España.

“Llegaba de filmar y me moría de angustia... ¿y ahora qué hago? Y ¿qué estoy haciendo acá? Y ¿cuándo voy a salir de acá? ¡No quiero estar acá! Llamaba por teléfono a la Argentina, mi padre enfermo. Y yo sin poder hacer nada. En ese momento mi padre me dice: no te preocupes por mí, yo no me voy a morir hasta que pueda volver a verte en TV, aquí”.

La tristeza la ayudó a darse cuenta que se estaba olvidando del guión.

“Tal vez lo que más me ayudó a reconocer eso, fue el dolor. El aprendizaje a través del dolor”.

“Vivía una crisis bastante grande de valores. Todas las cosas que creía que tenían un valor, dejaron de tenerlo. Tenía una brillante carrera, éxito, fama, dinero, y todas esas cosas no me servían para nada. Las tenía todas y no era feliz. Entonces me dije, ¿donde está? ¿Cómo es? Me quería morir y dije -no, por acá no es-”.

“¡Yo, que soy la vitalidad en dos patas!; y le veía tan poco sentido a la vida...”.

Allí volvió a conectarse con la chispita divina que late en su corazón. Con la parte más sabia de su SER. Se reencontró con su Alma y comenzó a escucharla. Las respuestas no tardaron en llegar, algunas, en forma de grandes libros, como El Kybalión.

“Cuando lo leí, la cabeza me hizo ¡bloing! Empezó a aclararse todo. Todo empezó a tener otra dimensión, otra lectura”.

-¿Qué te enseñó El Kybalión?

-"El Kybalión son siete leyes aplicables a toda la creación; como el principio de correspondencia: como es arriba es abajo, como sucede arriba -en Dios- es en nosotros. ¿Cuál es la realidad? Muy bien no sé...”.

“El principio de vibración: Todo vibra, todo esta vivo”.

“El principio de polaridad: la ley del péndulo; cuanto más se avanza hacia un extremo, más se avanza hacia el otro. Todo es dual, todo tiene polos, todo posee su par de opuestos -semejante y desemejante-, son lo mismo. Los opuestos son idénticos, en naturaleza, pero diferentes en grados. Los extremos se encuentran. Todas las verdades no son, sino, medias verdades. Todas las paradojas pueden ser reconciliadas”.

“El principio de causa y efecto: La ley del karma; todo tiene un origen, un porqué, nada es casual. Y se supone que estamos en esta vida para saldar cosas que han quedado pendientes de otras vidas”.

También se reencontró con otro autor, “Castaneda” y sus Enseñanzas de Don Juan. De él destaca los cuatro enemigos del Hombre del Conocimiento.

“El Miedo es el primer enemigo; hay que vencer el miedo para que aparezca La Claridad. Pero la claridad enceguece, hay que vencerla para que aparezca el tercer enemigo; que es El Poder. También hay que vencerlo para que aparezca el cuarto enemigo que es La Vejez, que hay que enfrentarla y vencerla”.

Crecer da miedo. Uno da muchas vueltas hasta que decide conectarse con la lucecita interior, La Chispita Divina, que todos llevamos dentro. Cuando lo hacemos, aparece La Claridad y, lo que antes parecía importante; el éxito, la fama, el dinero, ya no tienen valor.

Nos preguntamos: ¿qué objeto tiene la vida? Si profundizamos en el conocimiento, encontramos la respuesta. Allí aparece el tercer enemigo: El Poder.

“Es una trampa espantosa. Te dice que todo depende de vos, entonces vos te crees eso y es una gran equivocación. Porque nada depende de una sola parte. Hay otras que es la que realmente ejerce el poder. La de Arriba, la de Dios”.

-¿Qué deberíamos hacer nosotros? ¿Unir ambas voluntades?

-“Hacer lo que de nosotros dependa. Yo creo que son dos mitades. Hay una mitad que sí depende de nosotros, que forma parte de esta realidad, aunque sea -si querés- ilusoria. Pero bueno, estamos en este mundo y somos tridimensionales y por algo lo somos. Esa parte de tridimensión tiene que lograr su mitad, la otra mitad, ya no depende de la tridimensión. Tenemos que estar muy abiertos a aceptarla y reconocerla”.

-En este proceso de aprendizaje, tuvo una experiencia muy cercana a la muerte. Ese fue un paso decisivo en su crecimiento.

-“En París tuve una desmaterialización. Se me fue el alma del cuerpo, y creo que estuve ahí, al borde de irme o de quedarme, y volví aunque me costó bastante”. (Ver La desmaterialización).

“Allí empezó realmente mi cambio. Ese fue el broche que necesitaba para que volviera”.

Mucho tuvo que ver el AMOR en esa decisión. Por aquella época se enamoró, entre olas y brisas del mar, en las playas de Puerto Pollensa (le dedicó una bellísima canción, que, luego Sandra Mihanovich y ella misma la convirtieron en un Himno entre los adolescentes).

Con las Alas del AMOR cruzó el océano que la separaba y regresó a estas costas, donde la esperaban sus padres e infinidad de seres queridos. Volvió cantando: “- Aunque no lo veamos el Sol siempre está-” (y se señala con su dedito el corazón)... “- no afuera, dentro de cada uno-”, aclara.

Tomó la guitarra y no la soltó más.

Ya sabía lo que su arte quería decir, y las canciones le dieron la oportunidad de hacerlo. Nunca negó a la actriz. Simplemente que la música era un “medio” más propicio para contar sus historias. Ningún guión, ningún libreto era tan claro como las canciones escritas de su puño y letra.

De su inspiración salieron textos tan trascendentes como: “Somos algo más que el barro y que la arcilla. Que una planta que crece. Que un cuerpo que envejece. Somos algo más que una cuenta en un banco. Que esta canción que canto, que las computadoras, que el reloj y sus horas, que esta angustia creciente, más, más, más que la misma muerte...”.
Por eso siguió siendo la protagonista.




LAS CANCIONES

-¿Cómo es esto... qué las canciones te las dicta un angelito?

-“Un ejército, en realidad. No les doy tregua (risas). Es mágico. Es absolutamente mágico”.

“El otro día José Luis Perales, decía que la inspiración existe, pero que lo tiene que encontrar a uno listo para recibirla”.

“Empieza a salir fluidamente todo, y a veces te atascás, y no salís de una palabra. Te querés esforzar, querés darlo vuelta, y no sale. De repente un día... empezás a escribir y no podés parar”.

-¿Con qué canción te pasó?

-Con 'Se Puede' fue muy fuerte. Me pongo en el piano (yo no sé tocar el piano) y empiezo... -Se puede...- y digo -ahora tendría que sonar- (ponía el dedo) y me imagino que tenía que sonar, y sonaba eso. Con la letra sucedía lo mismo. Me moría de risa, entonces: -si recuperás la risa...- y decía -¡no puede ser!-. Me imaginaba un acorde, lo ponía en mis dedos y sonaba. ¡No lo podía creer! ¡De dónde sale! Me estaban dictando las dos cosas a la vez. Donde poner los dedos en ese aparato desconocido (teclado) y qué decir. Eso fue muy loco.

ECOLOGÍA

Cuando hablamos de ecología, sobre la necesidad urgente de preservar esta gran casa nuestra, que es el planeta Tierra, ella me comenta...

-“Me interesa el ser humano. El planeta es el hábitat del ser humano”.

-¿Creés que el planeta es un ser?

-“Claro, el planeta tiene alma, es un ser vivo, late; la tierra no es un ente ajeno. Como ciertos ecologistas que se preocupan por los bichos, los animales. No. Es la totalidad, es la globalidad. Y como yo soy un ser humano, desde allí parto, para protestar o para cuidar todo lo que somos”.

“Somos también esta tierra. Somos esta integración. Como en el tema SOMOS PARTE DE LO MISMO...”.

La cinta del grabador se está por acabar. Pero nosotros seguimos hablando, mucho después que el grabador dejara de registrar nuestra conversación. Los dos estábamos interesados, más que nada, en aprender. Nos habíamos olvidado del reportaje. Queríamos desentramar la trama de la creación. Aportar un dato más que aclare algún concepto.

Continúa Marilina...

“Todos tenemos que ver, todo nos liga. Todos estamos ligados con todo”.

“El todo es mente, esa es otra de las verdades del Kybalión”.

“El origen es la mente, como unidad, como uno. Es la energía pura. Es Dios”.

“¿Qué es lo que crea? La mente”.

“Si no lo creo no lo veo”, (hace un juego de palabras entre crear y creer).

“Siempre está antes la idea. Si vos querés lograr algo, tenés la idea”.

“Vos estás acá porque hay una idea de que vos estés acá”.

“Primero está la idea -antes que nada-. Después está la palabra. Después la acción. Nosotros fuimos creados así”.

“Tal vez el origen, haya sido esa mente que tuvo éstas ideas que después somos nosotros”.

-¿Qué te parece que quiere esa mente, ahora?

-“Bueno, no sé. Hablá vos por teléfono con Él -directo-. Yo no sé, yo no sé...”.

-Se lo pregunto al DIOS que late en tu corazón. ¿Qué quiere esa MENTE?

Piensa un momento... como escuchando la respuesta de su corazón. Luego contesta:

-Evolucionar.

-¿Qué quiere el Planeta de nosotros?

-Yo no lo sé, pero estoy para servirle.



PROMETO NO OLVIDAR...

Había saldado ya viejas cuentas pero otras quedaban pendientes... Y ella lo sabía... Nadie mejor que ella lo sabía. Tenía que volver. Se tomo su tiempo... Y su no tiempo, se acomodó en su espacio infinito y programó una vida. Escribió su guión, eligió a sus padres, se ordeno deberes, juró elegir la verdad y no el error...y cuando escribió la palabra fin ya estaba lista para empezar.

Le costó menos esta vez despedirse de sus amigos de luz, sabía que iba a volver... Y que los encontraría allí abajo. Repasó su libreto por última vez. Prometo no olvidarme... gritó con toda su alma, mientras el aire se volvía más denso y lentamente iba muriendo a ese mundo de luz.

La oscuridad la envolvió... Se fue enredando de a poco en una sustancia viscosa, tibia, pegajosa que crecía... Crecía... Y la cubría... La rodeaba ... La encerraba . Esa prisión la acompañaría durante todo su viaje. Ya sé... Pero no debo olvidarme... El espacio fue haciéndose cada vez más pequeño. Por las únicas dos ventanillas percibía el agua... Tibia... Y ese tambor batiendo... Siempre a ritmo... Cada vez más fuerte. De pronto comienza a escuchar otro tambor, más pequeño... Que va creciendo, con su propio ritmo. Los dos tambores acompasados se aceleran, se aceleran... Siempre a ritmo... Más veloz... Cada vez más veloz...

Ya no queda espacio... Algo me empuja y recuerdo el miedo... Otra vez el miedo... Presiento un tubo estrecho y un leve resplandor allá... Al final... Lucho por llegar a él... El tamborcito casi estalla en un grito de espanto...

¡Es una nena!... El médico la toma por las patitas, le da un chirlo, la nena llora y todos festejan. Nadie sabe mi dolor...

Solo a veces, muy pocas veces tengo la sensación de estar cumpliendo con aquel guión, es cuando el amor me afloja la cara y la sonrisa se instala... Y las ventanillas brillan... Pero, por más esfuerzos que haga no logro recordar aquella promesa, aunque la intuición me dice que tiene mucho que ver con la elección de la verdad.


LA DESMATERIALIZACIÓN

“Estaba en una disco -Le Palace- y un rayo láser produjo un túnel, eterno, y dije: -¡Oia!, el túnel del tiem... po-, y en el po estaba en el suelo. Me desmayé, aparentemente. Pero no fue como otros desmayos, porque tuve memoria de esos momentos. Sé muy bien lo que sentí, lo que me pasó; y la sensación clarísima de ¡por fin!, ¡por fin estoy bien! Este calorcito, esta paz. Era una cosa tan placentera, tan maravillosa, y de ahí la sensación de que se había acabado la tortura”.

“Después me vi a mi, allí abajo, chiquitita, me estaban llevando en brazos, y dije... ¡esa que va ahí soy yo! Entonces la veo a Norma que estaba muy asustada y el susto de ella es lo que me hace dar cuenta que tengo que volver, para tranquilizarla. Entonces hago esfuerzos, vuelvo en mí, me despierto, la miro y le digo: ...quedate tranquila que estoy muy bien”.

“Me vuelvo a ir, al ratito, el calor es lo que me hace ir. Una bocanada de aire caliente del sitio, muy parecida a aquel calorcito y... me fui de nuevo”.

“En esa segunda ida tengo la sensación de que si daba un paso más, ya no había retorno. Y que no había terminado. La sensación que tenía que volver, me costaba muchísimo, muchísimo. Era como ir en contra de una escalera mecánica, esa era la sensación, no se podía, intentaba... y no caminaba, no avanzaba. De repente escucho una voz muy chiquita que me dice: -no te entregues, María- (susurrando). Y cuando vuelvo, Norma, me tenía agarrada de los pelos y a sopapos limpios me gritaba: -no te entregues, ¡María!-. -¡No te entregues!-...”


*De esta nota existen dos versiones. Ésta es la versión más completa, que se ilustra con la foto de Marilina con Gabriel Rugiero. La revista "El Vegetariano" publicó sólo un resumen de la misma, ilustrada con las fotos en verde.


Marilina y Christian desde el rinconcito compartieron esta nota. Muchas Gracias!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario