/* Profile ----------------------------------------------- */ .profile-img { float: left; margin-top: 0; margin-right: 5px; margin-bottom: 5px; margin-left: 0; padding: 4px; border: 1px solid #6728B2; } .profile-data { margin:0; text-transform:uppercase; letter-spacing:.1em; font: normal normal 83% Verdana, sans-serif; color: #af99dd; font-weight: bold; line-height: 1.6em; } .profile-datablock { margin:.5em 0 .5em; } .profile-textblock { margin: 0.5em 0; line-height: 1.6em; } .profile-link { font: normal normal 83% Verdana, sans-serif; text-transform: uppercase; letter-spacing: .1em; } /* Footer ----------------------------------------------- */ #footer { width:660px; clear:both; margin:0 auto; padding-top:15px; line-height: 1.6em; text-transform:uppercase; letter-spacing:.1em; text-align: center; } -->




El reclamo, cantado a muchas voces

Miércoles 22 de agosto de 1984 - Clarín

MERCEDES SOSA, VÍCTOR HEREDIA, MARILINA ROSS Y OTROS

El reclamo, cantado a muchas voces

Masiva adhesión tuvo el recital de lanzamiento del "Llamamiento de los 100 para seguir viviendo, por el desarme nuclear", que tuvo lugar el lunes en el Luna Park. Dentro de una eficaz organización y con la eficiente conducción de Liliana Daunes y Marcelo Pérez Cotten, participaron Mercedes Sosa, Zupay, Víctor Heredia, Cantoral, César Isella, Los Arroyeños, Osvaldo Pugliese, Julio Lacarra y Marilina Ross.


Marilina Ross, la artista que mejor definió el mensaje pacifista del recital brindado en el Luna Park. La puesta escénica de sus números contribuyó también a precisarlo.


Por: S. C.

Un público heterogéneo colmó el lunes el Luna Park, en ocasión de realizarse el recital de lanzamiento del Llamamiento de los 100 para seguir viviendo, por el desarme nuclear, convocado por personalidades de los ámbitos político, gremial, cultural y científico. Liderado por momentos por las tribunas -donde se observaron varias banderas del Partido Intransigente, de la Federación Juvenil Comunista y, en menor proporción, del Movimiento de Integración y Desarrollo-, se plegó activamente al mensaje del acto, dejó testimonio de su identificación con el repertorio escogido por los artistas y participó permanentemente con consignas, aplausos a las numerosas adhesiones, palmas rubricando los ritmos folklóricos y con su canto sumado al de los solistas.

"Atrás, atrás, los pueblos quieren paz" y "el pueblo unido jamás será vencido", alternándose con estribillos a favor de la liberación de Nicaragua, Uruguay y Chile, fueron el marco para la dinámica y eficiente conducción de Liliana Daunes y Marcelo Pérez Cotten. Con un buen trabajo previo efectuado en la producción ejecutiva porNuevo Canto, y con el excelente desempeño en sonido e iluminación por parte del equipo de Teddy Goldman -sin fallas ni demoras no obstante la cantidad de diversidad de intérpretes-, ambos supieron dar sentido, con sobriedad, a los intervalos entre un número y otro y redondear el concepto del llamamiento mediante la lectura de poemas alusivos de Nazim Hikmet, Juan Gelman y Mario Benedetti.

Marilina Ross, Los Arroyeños, Julio Lacarra, Cantoral, César Isella, Osvaldo Pugliese y su orquesta, Víctor Heredia, el Cuarteto Zupay y Mercedes Sosa (Luis Landriscina no pudo estar presente a causa de su reciente accidente automovilístico), fueron artistas de primer nivel -sobre cuya actuación, de todos modos, no cabe entrar en detalle-, que lograron demostrar que un acto de estas características, para ser coherente, debe estar respaldado por la calidad.

La mayoría en los tres temas con los que participaron y en menor medida Pugliese, Heredia y Mercedes Sosa, todos seleccionaron, dentro de su repertorio, aquellas canciones que más se ajustan a la convocatoria, aquellas que denuncian un futuro dramático para la humanidad, que expresan los anhelos de paz y la esperanza por alcanzarla.

Fue Marilina Ross con La banda de la plaza quien mejor definió la exhortación, no solo con los títulos escogidos sino también con un cuidado manejo de las luces y con la sorpresiva explosión de una bomba de humo con la forma del hongo atómico durante Escaleras mecánicas, en lo cual se vio la mano de Susana Torres Molina, a cargo de la puesta en escena de sus espectáculos. Los solistas se presentaron acompañados por los conjuntos que los secundan habitualmente, a excepción de Víctor Heredia, solo con su guitarra; él y Mercedes Sosa, por otra parte, fueron los únicos en ofrecer más de tres temas. No faltaron las sorpresas: la "Negra" entonando Los mareados junto a la orquesta de Pugliese, y su estreno de tres temas, la bellísima zamba Agosto en Tucumán (Manuel Costello),Siembra (Kleyton-Kleidir) y Corazón de estudiante (Milton Nascimento).

En la Argentina, afortunadamente, casi todos los músicos de mayor poder de convocatoria cantan con los pies puestos en la realidad y el corazón mirando hacia su modificación: el recital del Llamamiento de los 100 para seguir viviendo constituyó un ajustado testimonio. Es bueno saber que los nueve solistas y conjuntos que en él participaron distan mucho de ser los únicos con esas características.


Muchas Gracias Silvina por tipear esta nota!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario