/* Profile ----------------------------------------------- */ .profile-img { float: left; margin-top: 0; margin-right: 5px; margin-bottom: 5px; margin-left: 0; padding: 4px; border: 1px solid #6728B2; } .profile-data { margin:0; text-transform:uppercase; letter-spacing:.1em; font: normal normal 83% Verdana, sans-serif; color: #af99dd; font-weight: bold; line-height: 1.6em; } .profile-datablock { margin:.5em 0 .5em; } .profile-textblock { margin: 0.5em 0; line-height: 1.6em; } .profile-link { font: normal normal 83% Verdana, sans-serif; text-transform: uppercase; letter-spacing: .1em; } /* Footer ----------------------------------------------- */ #footer { width:660px; clear:both; margin:0 auto; padding-top:15px; line-height: 1.6em; text-transform:uppercase; letter-spacing:.1em; text-align: center; } -->




La nena y el gordito de gafas

9 al 15 de Febrero de 2006 - Revista: LLEGAS a Buenos Aires

La nena y el gordito de gafas




Por: ENRIQUE JONTEF

Corría 1975 y nadie se había atrevido a tanto en el mundillo de las telenovelas. Que en el último capítulo de la tira, un marido engañado (Raúl Rossi) matara a la joven esposa y al amante paraguayo de ella (Arnaldo André), no era cosa de todos los días. Tampoco que minutos después el asesino también terminase con su propia vida. Alberto Migré con Piel Naranja rompía con la lógica de los finales felices. La audiencia quedó helada; nunca hubieran imaginado que la dulce Marilina, en el rol de Clara, no estuviese presente en el último beso y terminase, en cambio, con un tiro en su cuerpo.

En el barrio de Liniers nació María Celina Parrondo, más precisamente en febrero de 1943, más conocida como con el seudónimo de Marilina Ross. Su primera experiencia más o menos seria en la actuación se dio con su ingreso, a los ocho años, al teatro infantil Labardén, de donde fue expulsada seis años más tarde por defender fervientemente a la directora del lugar, Blanca de la Vega, a quien habían cesanteado.

A los dieciséis, Marilina conoció a la prestigiosa actriz Luisa Vehil quien la convocó para hacer un papel en la obra Lucy Crown. El rol a cumplir era el que caracterizaría a Ross por muchos años más: el de angelical adolescente.

También se le abrió el abanico de posibilidades en televisión. En 1961 debutó en Juego de Adultos; por ese trabajo fue ternada por APTRA para el premio revelación femenina, obtenido finalmente por Susana Rinaldi.

Luego de un paso bastante extenso en el programa Yo soy porteño, (donde encarnaba un personaje que bailaba y cantaba temas de los años 20), Marilina tuvo la posibilidad de explotar de manera simultánea sus dotes tanto para la comedia como para la ficción dramática.

En "La nena", un delicioso y naif envío de Canal 13 se contaban las peripecias de Margarita (Marilina), hija del atildado Jerónimo Reyes, interpretado por el brillante Osvaldo Miranda. El programa era bueno pero a Marilina le costó sacarse durante mucho tiempo el mote de "La nena". En paralelo, se presentaba junto al grupo Gente de Teatro (integrado por Marilina, Bárbara Mujica, Norma Aleandro, Federico Luppi, Carlos Carella, Juan Carlos Gené, Emilio Alfaro y dirección de David Stivel) en diversas salas del país. Luego irrumpieron en la televisión con el recordado ciclo testimonial "Cosa juzgada".

Las actuaciones y el compromiso político de Marilina iban en constante crecimiento. Hubo tiempo para el café concert, con el espectáculo "Solita y sola", y también para integrar otra agrupación teatral, la José Podestá, que realizaba funciones callejeras o en la sede de sindicatos. Marilina fue una de las pocas personas de la entonces llamada "farándula" (junto a Chunchuna Villafañe y Leonardo Favio) que tuvo la oportunidad de integrar el vuelo charter con el que Perón regresó de España, en 1972.

El trágico final de Piel Naranja coincidió en el tiempo con la brillante actuación de Marilina en La Raulito. Lautaro Murúa, el director de la película, no estaba muy convencido con que Marilina interpretase el papel de María Ester Dufau (a) La Raulito. Hubo que esperar hasta el primer día de rodaje, en el que paradójicamente se filmó la última escena de la película, para que Murúa aceptase que el papel estaba hecho a la medida de la Ross, con reconocimiento de crítica incluido.

Después, las amenazas, la prohibición de trabajar y el exilio español; retazos de imágenes de Marilina (como en Piedra Libre, última y censurada película de Torre Nilsson) o tijeretazos brutales en películas donde se eliminó su presencia. Sólo se supo de ella a partir de algunas informaciones lejanas y presencias en distintos films hispanos hasta su regreso en 1980. Raúl Ceballos, dueño de un café concert en Córdoba le insistió para que retomase el camino de la canción. En realidad no podía grabar porque aún seguía vigente la prohibición. Un día Sandra Mihanovich, que también se presentaba en el mismo lugar, le pidió permiso para grabar el sugerente tema "Puerto Pollensa" (y sin dormir nos fuimos a la playa/ y nos amamos descaradamente/alucinando al gordito de gafas/ que fue corriendo a cambiarse los lentes). A partir de allí, Marilina comprendió que su nueva ruta artística estaría relacionada casi exclusivamente con la música.

La página www.marilinaross.com.ar tiene abundante material sobre Marilina, básicamente relacionado con su aspecto musical. Es una pena que allí no se mencione nada sobre el derrotero actoral de la Ross ni sobre que fue de la vida del alucinado gordito de gafas de la playa de Puerto Pollensa.

1 comentario:

  1. Que linda informacion de Patorino!!!!! Se ve que trabaja incesantemente!!!! la verdad es envidiable el lugar que tiene al lado tuyo.....
    te deves sentir muy segura y protejida me di cuanta cuando el otro dia de vi en el recital de Sandra te mando un beso por que estoy ahorrando

    ResponderEliminar