/* Profile ----------------------------------------------- */ .profile-img { float: left; margin-top: 0; margin-right: 5px; margin-bottom: 5px; margin-left: 0; padding: 4px; border: 1px solid #6728B2; } .profile-data { margin:0; text-transform:uppercase; letter-spacing:.1em; font: normal normal 83% Verdana, sans-serif; color: #af99dd; font-weight: bold; line-height: 1.6em; } .profile-datablock { margin:.5em 0 .5em; } .profile-textblock { margin: 0.5em 0; line-height: 1.6em; } .profile-link { font: normal normal 83% Verdana, sans-serif; text-transform: uppercase; letter-spacing: .1em; } /* Footer ----------------------------------------------- */ #footer { width:660px; clear:both; margin:0 auto; padding-top:15px; line-height: 1.6em; text-transform:uppercase; letter-spacing:.1em; text-align: center; } -->




Marilina Ross, 25 años después

Sábado 9 de Agosto de 2003 - Diario La Nación

Marilina Ross, 25 años después

La enigmática e hipercuestionada "Piedra libre" no sólo fue la última película de Leopoldo Torre Nilsson: también lo fue para Marilina Ross en la Argentina. Pocos días después del golpe militar de 1976, el largometraje (que incluía una escena de Ross y Luisina Brando duchándose abrazadas, una de las varias que escandalizaron a los censores) fue directamente prohibido. Un amparo judicial permitió que llegara al público en septiembre de ese mismo año. Pero su suerte estaba echada. Y la de la protagonista también: para ese entonces, Ross se había exiliado en España, donde entre la nostalgia y la tristeza llegó a rodar cuatro películas más (la última, "El hombre del año", en 1980), un poco porque venía precedida de su condición de perseguida por la dictadura y otro tanto por la fama que había adquirido con "La Raulito".

De esos años difíciles hasta hoy, Ross encarna en "Manekenk" a un personaje que pasa por sucesivas mutaciones (es cascada, es gaviota, es espíritu y es la narradora de la obra), que permite expresar con crudeza el mensaje que emana de la película: ante una realidad que cae a plomo sobre la condición humana, es imprescindible rescatar las culturas milenarias.

Schröeder cuenta que tuvo que "vulnerar un viejo prejuicio del cine que expresa que los narradores no deben ser mujeres porque el espectador se cansa". No fue lo más grave: la cantante y actriz estaba atravesando un cuadro de bronquitis crónica y, pocos días después de concluir el rodaje, sufrió un infarto. Pero para ese entonces, su voz grave y doliente había logrado el objetivo de ser intermediaria entre la humanidad y Temaukel, el Dios.

Fuente: La Nación

No hay comentarios:

Publicar un comentario