/* Profile ----------------------------------------------- */ .profile-img { float: left; margin-top: 0; margin-right: 5px; margin-bottom: 5px; margin-left: 0; padding: 4px; border: 1px solid #6728B2; } .profile-data { margin:0; text-transform:uppercase; letter-spacing:.1em; font: normal normal 83% Verdana, sans-serif; color: #af99dd; font-weight: bold; line-height: 1.6em; } .profile-datablock { margin:.5em 0 .5em; } .profile-textblock { margin: 0.5em 0; line-height: 1.6em; } .profile-link { font: normal normal 83% Verdana, sans-serif; text-transform: uppercase; letter-spacing: .1em; } /* Footer ----------------------------------------------- */ #footer { width:660px; clear:both; margin:0 auto; padding-top:15px; line-height: 1.6em; text-transform:uppercase; letter-spacing:.1em; text-align: center; } -->




Marilina Ross - Cruzando las grandes aguas

1985 – Revista Cantarock

Marilina Ross

CRUZANDO LAS GRANDES AGUAS

Luciendo su nuevo peinado semi-punk, Marilina explicó con tranquilidad sus últimos proyectos y actividades, desde su participación en un festival en los Estados Unidos hasta algunos detalles de su nuevo LP. Todo en el marco de tranquilidad y sinceridad que transmite, similar a la onda que se percibe cuando está sobre el escenario.


Por: MARCELO FERNÁNDEZ BITAR

“Estuve haciendo el espectáculo “Soles” en Washington D.C.”, relata María, “y también fui a representar a Argentina en el festival Shakespeare, un encuentro de gente de teatro, cine, plástica y música. Creo que es bien necesario y casi urgente que Latinoamérica se empiece a conocer, en especial nosotros que estamos tan perdidos en el Sur.”

¿Qué referencias tenían tuyas, como actriz o como cantante?

“No creo que me conocían de nada, sabían de mi trayectoria como actriz… ¿sabés qué? Me sigue sorprendiendo la necesidad de la gente de etiquetar y encasillar. Yo soy un ser humano que quiere expresarse y decir cosas, y la forma puede ser un recital o una película. Es sólo una cuestión de forma, pero acá nos enganchamos siempre en las formas. ¡Ojalá pudiera cambiar aún más y expresarme mañana de otra forma!

UN POCO DE HISTORIA

Haciendo memoria, María siempre combinó actuar con cantar. Ya en 1966, junto a Federico Luppi, Carlos Gandolfo y otros, hizo el primer café-concert del país, haciendo las veces de actriz y juglar. Las canciones que se escuchaban eran de ella y en 1967 salió su primer simple. “Pero como esa etapa no trascendió masivamente”, reflexiona ella, “la gente no está enterada”.

El primer trabajo conocido es el LP de 1974, llamado originalmente “Estados de ánimo” y re-editado como “Quereme, tengo frío”. Pero antes hubo otro disco: el “Cancionero de la liberación”, grabado para las elecciones 1972/73 y consecuencia del grupo José Podestá que también integraba Piero. Iban por los barrios, plazas, villas y pueblos con un show de diversas expresiones artísticas. “Eran canciones mías, de Piero y de otra gente”, aclara enseguida, “y el espectáculo era básicamente político, aunque no sé cómo explicarlo”.

CRUZANDO LAS GRANDES AGUAS

“El título del LP tiene que ver con una frase del I Ching, El libro de las mutaciones. Los sabios chinos emplean el símbolo de atreverse a cruzar las grandes aguas uando uno se decide a emprender una empresa difícil. Creo que todos tenemos que atrevernos y arriesgarnos, decidirnos a llegar a buen puerto, porque el barco ya zarpó y estamos a mitad del camino.

Tal vez éste sea el disco que más me gusta, aunque aún está muy fresquito para ser objetiva. “Soles” (que hace poco recibió un Disco de Oro), tenía la fuerza y calentura de un disco parido con una gestación de muchos años y con canciones compuestas tranquilamente, sin obligación alguna. En cambio “A mis queridos seres”, es al revés: está tan pulcro y bien hecho que quedó puro pero distante. Y este LP sería la conjunción de los dos.

El leit motiv es un sonido a mar que inicia Cruzando las grandes aguas, el primer tema. Ese “mar de fondo” (sonríe ante el casual juego de palabras), continúa en “Miedo a la alegría” y sobre ese mar aparecen unos ruidos de ballenas y orcas que anteceden la chacarera que arregló Lito Vitale. Y que nunca más, que dice “A desenterrar los vivos y a los muertos enterrar, a desentrañar los lechos de los ríos y del mar para que salgan a flote los restos de la verdad”. Está claro que tiene que ver con lo que hemos pasado en el país y que aún estamos revolviendo las tierras y las aguas.

El disco nuevo sigue con ese estilo que hago, ya que hay todo tipo de temas. Por ejemplo, hay uno de Víctor Manuel, Desde mi libertadque siempre me gustó y que en este momento me sirve de mucho lo que dice, y creo que nos puede servir a todos”.


Uno siempre quiere saber cómo compone cada músico…

“Yo compongo a raíz de algo que me sucede, ahí me dan ganas de componer. Por ejemplo, hace poco un comentarista radial se metió conmigo de una forma muy fea, criticando mi persona, y me indigné. Así que ahí nomás compuse un tema, Quiero ser yo, que dice “Usted que en una radio se atreve a comentar que está tan preocupado por mi sexualidad, usted tan tranquilo ante tanta atrocidad, pregúntese cómo es usted. Y quiero ser yo la que decida cada pliegue de mi vida, a medida que mi vida va. No me importa lo que dirán, lo que importa es estar viva y poder amar.”

“Otro día estaba muy conmovida con el holocausto nuclear. A veces me asusto mucho porque estamos ahí nomás… así que compuse Y me di cuenta, que termina diciendo “En esta noche de encuentro les pido perdón por este ataque melanco, que ni yo misma me banco. Me he acostumbrado más a sufrir que a darme cuenta que soy feliz. Tengo la música, tengo algo que decir, tengo alguien que me escuche. ¿Qué más puedo pedir?”.

“Por eso creo que es fundamental vivir y estar muy alerta a todo lo que te sucede. Si te metés de lleno, cualquier situación da para una canción. La cosa es meterse a fondo y conectarse con lo que pasa (pausa y empieza a hablar casi en un susurro)… me pasó una cosa… ¿sabés que hasta ahora me había olvidado por completo?... Fue en marzo… yo estaba en una pileta y vi una mariposa con las alas pegadas por el agua. La saqué de ahí y la puse al lado mío para ver si podía volar. Pero las alas seguían pegadas y no podía arrancar. Y de golpe me conecté muy profundamente con lo que le pasaba. Así que me di cuenta que quizás quería comer algo. La acerqué a una flor, luego la puse en mi mano para que se secara. Y de golpe salió volando. ¡No te puedo explicar lo feliz que fui en ese instante! Por eso hay que estar atento y tomar conciencia de cada momento. Es una buena manera de vivir, más allá de hacer canciones.”

Para terminar, ¿qué podrías anticipar de la presentación del disco en el Ópera?

“Como siempre, habrá alguna historieta con la escenografía. Digamos que yo no soy una cantante y un micrófono, porque mi voz no sirve. Entonces hay que ir contando cada tema. Lo que ocurre en los recitales es muy especial, es algo que te carga de energía y a la vez te descarga cuando terminás. Hay algo mágico en la comunicación con la gente, porque no es que cante bien ni que las canciones sean maravillosas. Y no puedo estar sin recibir ese estímulo, es como un hábito, una droga.”

No hay comentarios:

Publicar un comentario