/* Profile ----------------------------------------------- */ .profile-img { float: left; margin-top: 0; margin-right: 5px; margin-bottom: 5px; margin-left: 0; padding: 4px; border: 1px solid #6728B2; } .profile-data { margin:0; text-transform:uppercase; letter-spacing:.1em; font: normal normal 83% Verdana, sans-serif; color: #af99dd; font-weight: bold; line-height: 1.6em; } .profile-datablock { margin:.5em 0 .5em; } .profile-textblock { margin: 0.5em 0; line-height: 1.6em; } .profile-link { font: normal normal 83% Verdana, sans-serif; text-transform: uppercase; letter-spacing: .1em; } /* Footer ----------------------------------------------- */ #footer { width:660px; clear:both; margin:0 auto; padding-top:15px; line-height: 1.6em; text-transform:uppercase; letter-spacing:.1em; text-align: center; } -->




Mi problema como actriz fue que nunca representé mi edad

16 de mayo de 1989 - Revista Semanario N° 516


Marilina Ross habla de su transformación y el paso de los años

"Mi problema como actriz fue que nunca representé mi edad"

No cree en los amores apasionados e insiste con aquello de que el sol siempre está, aunque a veces no lo veamos. Como se titula su último longplay, lo más importante es estar conectándose con la gente, estar cerca de la sensibilidad.

Lo que más le importa -confiesa Marilina- es recibirse de "persona libre". Si uno es libre -agrega luego- casi todo es posible".



Por: HÉCTOR MAUGERI
Fotos: HUGO ROPERO

Marilina llegó puntual. Saludó, se quitó los lentes espejados y se sentó de espaldas a la gran ventana del bar. Pidió algo para comer. No mucho. Encendió un cigarrillo -ahora trata de fumar menos- y se relajó a medida que el tiempo pasaba y la charla se convertía en una charla intimista, casi de amigos. Y el tema es el amor.

"¿El amor? Creo que a partir de que uno comienza a abrirse, comienza a sentir el amor. Pueden aparecer los miedos, es cierto, aparecen, pero hay que vencerlos. Porque lo más probable es que venzas ése y aparezcan otros, y otros... Es decir, uno nunca llega a recibirse de 'libre' ¿entendés? ¿El amor para mí? Supongo que el verdadero amor no es el que me enseñaron, ese romance de las películas yanquis... Ese no es el amor. No es el de la pasión, tampoco es el del deseo paralizante. Por ahí ésa sea una forma de amor, que es muy diferente al que yo creo verdaderamente. Para mí, amar es sinónimo de dar, es servir. Creo que el amor es ser útil, es tener en cuenta, es respetar..." ¿Es compartir una vida, por ejemplo?, le preguntamos. "También, o no compartirla, también por amor... Es el aire, es muy amplio. Además, también creo que el amor puede estar no sólo puesto en una persona sino en algo, en lo que hacés, en alguien, en una criatura, en tantas cosas... Supongo que la persona que está a mi lado, en un recital, en mis canciones, en un respeto, aunque a veces no me sale, y me enojo... y no sé".

Afuera está nublado. Hace frío. Marilina toma café. Vuelve a encender un cigarrillo. Se olvida entonces del grabador y el reportaje. Se la ve más tranquila, más relajada.

"Un día me miré en el espejo, me vi canosa y con arrugas, y no me reconocía"

"Con lo único que estoy enojada no es con mis canas sino con la manera en que aparecieron. Fue de golpe. Nunca representé la edad que tuve, que fue mi gran problema cuando era actriz. Pero un día, de golpe, se me vinieron todos los años encima. Sucedió todo en un año, durante este último año. Y me sorprendió. Ese día me acuerdo que me miré en el espejo y me dije: '¿Y quién es ésa, de dónde salió...? Y la cara comenzó a aflojarse, y las arrugas empezaron a salir todas juntas... Con decirte que yo jamás había usado tapaojeras. Todo junto, de golpe. Y llegó el cansancio, y la vista, que tengo que usar lentes... pero bueno, creo tener bastante sentido del humor, lo acepto y no me enojo. Lo único que me ha hecho enojar y ponerme muy molesta es que no tuve demasiado tiempo para darme cuenta de lo que en verdad me estaba ocurriendo. Fue así, como un 'Booom'...".

Marilina, ¿siempre se puede? "Creo que sí". ¿El sol siempre está, aunque no lo veamos? "Sí, sí, hay que buscarlo porque está, siempre. Sobre todo dentro de uno". ¿Qué es lo mejor que tenés?"La verdad." ¿Y lo peor? "El cigarrillo... y la posesividad." ¿Le gustaría volver a Pollensa?

"Sí. No a encontrarme con una historia de amor similar, con aquel gordito de gafas que fue corriendo a ponerse los lentes. No, porque no sería una historia igual. Sé, y entendí, que las cosas no se repiten. Sólo se modifican, y vienen otros tiempos, otra gente, otros lugares, en fin, otros puertos Pollensas..."


Muchas Gracias Silvina por tipear esta nota!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario