/* Profile ----------------------------------------------- */ .profile-img { float: left; margin-top: 0; margin-right: 5px; margin-bottom: 5px; margin-left: 0; padding: 4px; border: 1px solid #6728B2; } .profile-data { margin:0; text-transform:uppercase; letter-spacing:.1em; font: normal normal 83% Verdana, sans-serif; color: #af99dd; font-weight: bold; line-height: 1.6em; } .profile-datablock { margin:.5em 0 .5em; } .profile-textblock { margin: 0.5em 0; line-height: 1.6em; } .profile-link { font: normal normal 83% Verdana, sans-serif; text-transform: uppercase; letter-spacing: .1em; } /* Footer ----------------------------------------------- */ #footer { width:660px; clear:both; margin:0 auto; padding-top:15px; line-height: 1.6em; text-transform:uppercase; letter-spacing:.1em; text-align: center; } -->




y mi padre sigue haciendose presente... Hoy con un poema


VIII) UN DOMINGO LLUVIOSO CON EL MAGO


Amaneció el cielo se desplomaba sobre Buenos Aires. Era la víspera de mi cumpleaños. Llegaba a los 20! Cada vez que cambiamos una década nos sentimos, o más adultos… o más viejos. Depende… “según como se mire”… en este caso, del número de adelante que cambiemos. Cambiar del 1 al 2 era casi un salto cuántico. Sin dudas que me sentía más adulta, más madura y más mujer. Casi… casi, mayor de edad...

Era el Domingo, 11 de diciembre de 1983. Siesta. Cielo negro, viento cálido y Buenos Aires seguía bajo el agua… Mi colectivo partía pronto y yo debía llegar a Retiro a contra reloj. Estábamos en la puerta de Viamonte al 1400… solos, el Mago y yo. Había algunas personas en la calle, bajo la lluvia, pero no estaban para nosotros.

Casi no nos dijimos palabras. Solo una mirada suya… profunda… suave y tierna que me hizo permanecer inmóvil… y una bella sonrisa, indecible aquí. Recuerdo que lloré, mucho, pero mucho. No quería llorar… pero las lágrimas caían y yo no podía controlarlas. Caían… simplemente caían a borbotones. No entendía todavía las despedidas. O no quería entenderlas…

El Mago me abrazó y dijo:

-Mira la lluvia, tus ojos, están tristes como este día… pero te voy a decir dos cosas: lo primero es que te agradezco que quieras a nuestra hija del alma del modo que tú la quieres, y lo segundo es que mires el cielo (y me separó para que pudiera mirar hacia arriba)… ves? lo ves? ves como llora el cielo? Cuanto más puede durar su llanto si él sabe que, como dice María, el sol está por arriba de esta lluvia? No lo ves? recuerda siempre esas bellas palabras: aunque no lo veamos, el sol siempre está! Tus ojos no pueden verlo, pero tu corazón sabe que él está aún más arriba que esta oscuridad y está en este momento, brillando intensamente. Tu tristeza pasará, siempre pasa, ya verás…. Y mañana en tu cumpleaños estarás feliz y sonriente porque en tu corazón saldrá el sol… Solo tienes que verlo y saber que eso es lo que sucederá-

Esa fue la última vez… que vi el cuerpo… del Mago.


(pero también, continuará…)


5 comentarios:

  1. Qué lindo, esos cuadernos son un tesoro seguramente y ya vemos que viene de herencia tu hermoso talento… qué bueno que tu padre fuese así, nos regalo una fuente de arte tan dulce como vos Maria :-)

    ResponderEliminar
  2. MARIA..ENTONCES SOS EL CALCO DE TU PAPÀ... Y QUE BUENO QUE CONSERVES ESTOS ESCRITOS,TENES UN TESORO ENTRE TUS MANOS...
    GRACIAS POR COMPARTIRLO...
    besoooss..!¡
    holasoyPato
    www.grupoSePuede.com

    ResponderEliminar
  3. Al comenzar a recobrar la vista, todos en la casa del medico se cuestionaron el porque de la Ceguera, la mujer del medico dijo "Porque nos hemos quedados ciegos?, No lo se,fue la primera respuesta. Ella contesto: Quieres que te diga lo que estoy pensado?, Creo que no nos hemos quedado ciegos, creo que estamos ciegos, Ciegos que, viendo, no ven.
    La mujer del medico se levanto, se acerco a la ventana. Miro hacia abajo, a la calle cubierta de basura, a las personas. Luego alzo la cabeza al cielo y vio todo blanco, Ahora me toca a mi, penso. El miedo subito le hizo bajar los ojos. La ciudad aun estaba alli."
    Saramago, "Ensayo sobre la ceguera".

    Definitivamente,hay pocos q tienen esa capacidad de ver mas alla. Me trasladaron!

    ResponderEliminar
  4. ... Los pajaritos continúan trinando... las hojas amarillas delatan el paso del tiempo... y felizmente siguen DANZANDO!!!!
    GRACIAS MARÍA por TANTO!

    ResponderEliminar
  5. Que lindoooo!!!
    Supongo que ya sabes que todas estas cosas yo las bajo a mi compu.
    Cada uno de los escritos es precioso..Mil gracias por compartirlos.

    ResponderEliminar