/* Profile ----------------------------------------------- */ .profile-img { float: left; margin-top: 0; margin-right: 5px; margin-bottom: 5px; margin-left: 0; padding: 4px; border: 1px solid #6728B2; } .profile-data { margin:0; text-transform:uppercase; letter-spacing:.1em; font: normal normal 83% Verdana, sans-serif; color: #af99dd; font-weight: bold; line-height: 1.6em; } .profile-datablock { margin:.5em 0 .5em; } .profile-textblock { margin: 0.5em 0; line-height: 1.6em; } .profile-link { font: normal normal 83% Verdana, sans-serif; text-transform: uppercase; letter-spacing: .1em; } /* Footer ----------------------------------------------- */ #footer { width:660px; clear:both; margin:0 auto; padding-top:15px; line-height: 1.6em; text-transform:uppercase; letter-spacing:.1em; text-align: center; } -->




y mi padre se hizo presente... otra vez!


IV) LA GENEROSIDAD DEL MAGO


En una de sus cartas me envió dos fotos, en blanco y negro, casi de principios del siglo pasado, una de la Rebollosa, y la otra de su padre, subido en un caballo en su casa natal. Me pareció inmensamente generoso con algo tan personal y tan amado por él, que les saqué fotocopia y le envié los originales nuevamente para que las tenga con sus recuerdos familiares. Lo mismo hizo con una tarjeta que María les había enviado a él y a Susy desde España, contándoles lo que sentía en sus tierras, orgullosa de su origen vasco y vaqueiro tal cual lo dice en la canción (al que llamó vasqueiro)… y además le contaba especialmente al Mago, que había trepado en el Monte Cascarón, pero que no había encontrado el chocolate que él había sembrado en su niñez.

Al tiempo, un sábado, en el Botánico de Palermo, el Mago me contaría las verdaderas razones de tal desencuentro entre María y el chocolate.

En las semanas siguientes, me envió una hoja de periódico recortada donde les habían hecho una nota a los tres juntos: a María, a Susy y a él, y además, me contaba lleno de alegría, que María daría un espectáculo en Atlanta, y que se sentiría feliz si viajaba a verla junto con él. Al día siguiente, fui con mi cablecito, hasta la plaza del teléfono anaranjado, y ni bien me escuchó, me propuso el encuentro: me esperaría en su casa con Susy a tomar el té y ver juntos a María en un programa de televisión donde le harían una nota a la siesta. A la noche nos encontraríamos en Atlanta y entraríamos juntos. Al Mago uno nunca alcanzaba a proponerle nada, porque él, ofrecía todo. Y así fue.

Quería llevarle algo muy especial en agradecimiento a tanto amor. Pero algo que también significara mucho para mí. A Susy, porque sabía que era muy religiosa le llevé mi medallita de la virgen del Calvario que me habían entregado en 5to año, y al Mago, le llevé mi ilusión de aprender a volar con la estrategia de las gaviotas: le llevé a “Juan Salvador”… porque sentí que allí estaba mágicamente representado nuestro aprendizaje, nuestro sentimiento de amistad y nuestra ilusión por la visión de un mundo mejor.

(continuará…)



No hay comentarios:

Publicar un comentario