/* Profile ----------------------------------------------- */ .profile-img { float: left; margin-top: 0; margin-right: 5px; margin-bottom: 5px; margin-left: 0; padding: 4px; border: 1px solid #6728B2; } .profile-data { margin:0; text-transform:uppercase; letter-spacing:.1em; font: normal normal 83% Verdana, sans-serif; color: #af99dd; font-weight: bold; line-height: 1.6em; } .profile-datablock { margin:.5em 0 .5em; } .profile-textblock { margin: 0.5em 0; line-height: 1.6em; } .profile-link { font: normal normal 83% Verdana, sans-serif; text-transform: uppercase; letter-spacing: .1em; } /* Footer ----------------------------------------------- */ #footer { width:660px; clear:both; margin:0 auto; padding-top:15px; line-height: 1.6em; text-transform:uppercase; letter-spacing:.1em; text-align: center; } -->




y mi padre sigue haciendose presente...

V) EL RENCUENTRO CON EL MAGO

Llegó el día de Atlanta. Por la tarde me recibió con un fuerte abrazo, y su sonrisa imborrable. Me resultó siempre extraña la entrada al departamento, la puerta del ascensor se abría y la vivienda estaba allí mismo, pero además había que subir luego una escalera para llegar a la sala. La subida era acompañada por unas series de fotos tipo trípticos de María. Vimos los tres el reportaje en la televisión. Hablamos luego toda la tarde… me mostró un libro de un historiador español, que describía Oviedo y toda su tierra. Ahora ya no recuerdo su nombre pero el Mago admiraba ese libro. Susy preparó un exquisito té, quizás sin entender del todo, esta amistad entre sus 77 años y la de una joven que no llegaba ni a los 20. Creo que estaba un poco celosa, pero de todas formas fue increíblemente atenta. Y entendible. Les saqué una foto a los dos juntos ese día en el departamento, rodeados por las fotos y cuadros de María.




Al atardecer nos despedimos y acordamos encontrarnos exactamente a las 21 hs en la puerta de Atlanta. Tampoco recuerdo esta vez cómo llegue desde Colegiales al recital. Pero llegué. A medida que me iba acercando la puerta era un mundo de gente. Literalmente impenetrable. Pensé que nunca nos encontraríamos, pero ahí estaba él, rodeado por cerca de 10 muchachas, todas más o menos igual que yo. Como siempre él sonriendo y hablando… Pensé, caramba, somos muchas nietas!... pero fue suficiente caer en su campo visual para que se abriera paso entre todos y viniera a mi encuentro a darme un fuerte abrazo. Después se dio vuelta y les dijo: “-les dije que vendría! aquí llegó por fin mi nieta- mientras me tenía bien sujeta del hombro. Yo solo levanté las cejas… y me sentí segura. Con él a mi lado nada podría pasarme entre ese mundo de gente. El Mago sin soltarme se abrió paso entre el amontonamiento y la cola de entrada… y en dos segundos estábamos en molinillo frente a un hombre robusto que controlaba la entrada. –Yo soy Enrique Parrondo, el papá de Marilina, y ella es mi nieta que viene conmigo- y simplemente, pasamos. Me llevó hasta delante de las barandas, adelante donde el público no podía entrar, habló con un señor, y me dijo: desde aquí verás a María. Y así fue. Yo llevaba mi súper cámara fotográfica Pocket, un grabador de periodista del tamaño de una caja de zapatos, y tenía en mi bolso un dibujo para María. Se lo llevaba porque el Mago a la tarde en su casa no me dejó entregárselo a él para que se lo dé cuando ella fuera a visitarlos, pero me dijo: -esta vez, se lo darás personalmente- (él hacía mucha fuerza para que se cumplieran los sueños, aunque quizás ya se había dado cuenta (como yo) que en esta historia, yo había dejado a María, bastante provisoriamente a un costadito). Todas mis energías y admiración estaban concentradas en la belleza de su alma, en su generosidad, en su adopción y en la magia de su sonrisa. Recuerdo que era un cuadro chiquito, dibujado como una foto secuencial: un hombrecito que iba corriendo, flexionaba sus rodillas y saltaba al aire, luego, se abrazaba a sí mismo, y cuando volvía a abrir los brazos… ya eran alas y a medida que se elevaba hacia la noche… se iba transformando en pájaro, hasta quedar libremente volando a contra luz de la luna. Creo de alguna manera que lo que intentaba contarle a María, era que ya estaba sintiendo, que me empezaban a crecer alas.


(continuará…)



Gracias Patorino por tu filmación...


6 comentarios:

  1. latiendo.... tuc tuc... tuc tuc... demasiado grande María la emoción... otra vez, me quedo sin muchas palabras... es hermoso que tengas esos dibujitos... y verte disfrutándolos! Mientras pude, se los mandé al Mago, pero después seguí dibujando en el tiempo y en un cruce de la vida, te los di a todos!. Me dio mucha ternura uno de ellos, el de la canción "hacer el amor" tiene hasta las marcas de la cinta scotch de los años que estuvo colgado en mi pieza! ... Ahora los tengo en tu video y con vos disfrutándolos!!! Qué más puedo pedirle a la vida? Esto llena el alma!... y casi toda una vida! GRACIAS!

    ResponderEliminar
  2. Y gracias Patorino, por ésta pero mucho más, por todas tus filmaciones!!!!! Inmensas GRACIAS!!!!

    ResponderEliminar
  3. Que locoo che! Yo que estoy re copada con el relato, hace unos dias cuando recien empezaba a leerlo me preguntaba quien era el narrador, pero hoy que esta en claro quien es la protagonista,estoy sumergida en la inmensidad de tu existencia, extasiada de alguna forma!

    Gracias por compartirlo!

    Abrazo Bettina!

    ResponderEliminar
  4. Vamos a llamar a las cosas por su nombre como decía una vieja propaganda argentina: "al pan pan, y al vino vino"... (y si es tinto mejor! je). El "protagonista" es el Mago ... los demás solo fuimos "canales" y yo, una simple relatora que abrió la cajita de los recuerdos que estaba intacta... Disfruten a él que sigue haciendo Magia dejandonos saborear sus sabias y tiernas palabras... y disfrutemos a su "Aprendiz de Mago" que nos sigue llenando de ganas con sus canciones, con sus regalos y con el blog! Besos y gracias por disfrutarlo tan hermosamente... esa era la esperanza!.

    ResponderEliminar
  5. Muy lindos los textos Bettina, pero sobre todo, como decís vos, la historia. Estoy emocionada esperando la próxima entrega! Gracias!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  6. Sin dudas, Bettina. Que excelentes "protagonistas" dejo el Mago. Ojala educaran a "canales", para luego Ser protagonistas.
    Hay algo que particularmente a mi me llama la atención, y es que las veces q vos llegaste a El no supiste porque. Es increíble como cuando emprendemos un viaje, lo único que podemos manejar son las decisiones que tomamos y lo demás solo converge para llevarnos a ese lugar preciso en un momento indicado. Por lo tanto a mi me resulta imposible no creer jaja. Porque cuando llegas a ese lugar en el momento indicado, te das cuenta que la vida empieza a fluir a través de lo que sos. En fin, solo es una apreciación.

    Abrazo para ambas aprendices!

    ResponderEliminar