/* Profile ----------------------------------------------- */ .profile-img { float: left; margin-top: 0; margin-right: 5px; margin-bottom: 5px; margin-left: 0; padding: 4px; border: 1px solid #6728B2; } .profile-data { margin:0; text-transform:uppercase; letter-spacing:.1em; font: normal normal 83% Verdana, sans-serif; color: #af99dd; font-weight: bold; line-height: 1.6em; } .profile-datablock { margin:.5em 0 .5em; } .profile-textblock { margin: 0.5em 0; line-height: 1.6em; } .profile-link { font: normal normal 83% Verdana, sans-serif; text-transform: uppercase; letter-spacing: .1em; } /* Footer ----------------------------------------------- */ #footer { width:660px; clear:both; margin:0 auto; padding-top:15px; line-height: 1.6em; text-transform:uppercase; letter-spacing:.1em; text-align: center; } -->




y mi padre sigue haciendose presente...



XII) LA CONSPIRACIÓN DEL MAGO


No podía olvidar esas palabras que salieron desde el corazón del caracol que es el alma. Pensé en todo el tiempo que había pasado… muchos años, más de 20! y en las distintas posibilidades que podrían haber sucedido en todo ese tiempo. Lo único que sentía era, que yo no había dibujado el bozal para su cordero... cuando él sí se había hecho responsable de su rosa. Por las noches me costaba dormir… Hasta que una mañana me levanté decidida y simplemente… le escribí un mail a María. Ella me aseguró que Magdalena y Aurelia con más de 90 y largos años aún estaban en Navia… Magdalena vivía en la Rebollosa y Aurelia en la misma dirección que me había dado el Mago. María me contactó con Paco, el hijo de Aurelia (de quien me había hablado el Mago ya en su segunda carta) y Paco, que vive en Francia, se contactó conmigo. Pasaron días, semanas, meses, trabajé durísimo para construir la promesa… hasta que una mañana me levanté y compré el pasaje. Mi prima que vive en Barcelona se comunicó con Paco, ella cruzaría del Mediterráneo al Cantábrico, me buscaría en Madrid y Paco viajaría desde Francia por una celebración típica de Navia… Todo sucedió como lo organizó el MAGO en 1983: “de Madrid a Oviedo y de Oviedo a Navia!”.... Era el año 2005 y no podía comprender cómo tantas personas estaban allí abriendo puertas, atravesando espacios y recorriendo tantas distancias, dispuestas a que sucediera lo que… el Mago me había escrito en sus cartas. Simplemente agradecía al Universo tanta conspiración. El Mago ya se había convertido en el director de una Orquesta Astral… que me abrió las puertas del cielo para llegar a su paraíso.

Llegué a su Navia tan querida…

El camino hacia la Rebollosa es… como los senderos de los bosques de Robin Hood, sinuosos atravesando montañas, con árboles que se cierran por encima al cielo y la humedad forestal penetra hasta los alvéolos más profundos del alma. Me remonté casi un siglo atrás, podía ver a los vaqueiros que venían en sentido contrario al nuestro, llevando su ganado y sus caballos a las ferias de Oviedo, observaba sus rostros, felices pero también extrañamente nostálgicos. El perfil de Navia se veía pequeño desde las alturas. De repente y entre tanta belleza, se dejó ver un cartelito escrito a mano: “La Rebollosa” (y una flechita mostrando el camino).


Parecía una señal del juego “la búsqueda del tesoro”. Yo, simplemente, levitaba… y sentía los latidos que golpeaba suavemente mi pecho… Cuando salimos del túnel del tiempo escoltados por los espíritus de los árboles centenarios… el diafragma de la vida se “abrió y cerró” lentamente dejando transcurrir el tiempo en ese fotograma que se grabó para siempre en aquella foto estenopeica de 20 años atrás, y la imagen se hizo presente: una pradera inmensa, verde brillante y rodeada de pinos, robles y eucaliptus , con una casita de piedras milenarias apenas visible entre tanta inmensidad, las líneas curvas de los muros de pircas dibujados como ríos diseñados para separar los animales.


Todo eso estaban detenido en el tiempo y frente a mi vida, tal cual me lo había contado el Mago en sus cartas entre el sabor del vino tinto y los senderos del botánico de Palermo… y como guardián eterno, escoltando toda esa belleza, se levantaba tímida pero sublimemente, el Monte Cascarón. Un monte que pasé años buscando en internet sin saber que no existe geográficamente, porque simplemente, era el Monte del Mago… y su nombre no trascendía más de una tradición familiar… y estaba allí, de pié, erguido y con su energía radiante, esperando la nueva conquista.


(continuará…)

3 comentarios:

  1. "Nace el hombre vive y muere
    llevando en su eterno viaje
    un ponchito que la tierra
    le regaló pa' taparse".

    Cuti y Roberto Carabajal, Las cosas que he vivido.

    Que locuraaa mas existencial! Sumergirte en la inmensidad de tanta existencia,es imposible no amar la vida! Bettina esperaba con ansias que cuentes esta parte!

    Abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Parece como si existiera en el cerebro una región totalmente específica, que podría denominarse "memoria poética" y que registrara aquello que nos ha conmovido, encantado, que ha hecho hermosa nuestra vida.
    (Milan Kundera: LA INSOPORTABLE LEVEDAD DEL SER)

    ResponderEliminar
  3. Gracias Nadin... que bueno que sigas la historia! estamos en viaje!

    ResponderEliminar