/* Profile ----------------------------------------------- */ .profile-img { float: left; margin-top: 0; margin-right: 5px; margin-bottom: 5px; margin-left: 0; padding: 4px; border: 1px solid #6728B2; } .profile-data { margin:0; text-transform:uppercase; letter-spacing:.1em; font: normal normal 83% Verdana, sans-serif; color: #af99dd; font-weight: bold; line-height: 1.6em; } .profile-datablock { margin:.5em 0 .5em; } .profile-textblock { margin: 0.5em 0; line-height: 1.6em; } .profile-link { font: normal normal 83% Verdana, sans-serif; text-transform: uppercase; letter-spacing: .1em; } /* Footer ----------------------------------------------- */ #footer { width:660px; clear:both; margin:0 auto; padding-top:15px; line-height: 1.6em; text-transform:uppercase; letter-spacing:.1em; text-align: center; } -->




El coraje de seguir siendo simple

Miércoles 20 de noviembre de 1991, Clarín Espectáculos


Marilina Ross ultima detalles para sus recitales del viernes y sábado


El coraje de seguir siendo simple

Marilina Ross volverá este viernes, en el Teatro Opera. La autora y compositora estará en esa sala con el material de su nuevo disco (aún no editado) "Contra viento y marea" y un sector del show dedicado a repasar las piezas de sus últimas tres placas. La canción de Eladia Blázquez que da título al flamante álbum reafirma el interés de la artista por rescatar la vida y la esperanza, a pesar de los miedos, las tempestades y los conflictos de la existencia humana.



Por: MARTÍN ACOSTA


Acaso sea necesario remontarse al año 1982 -temporada en que presentó su espectáculo Soles- para comenzar a analizar la temática que aborda Marilina. Un mundo pequeño, poblado de afectos fuertes, la pintura social firme y no panfletaria, la melancolía por los exilios y regresos amargos, se suman en su paleta y se entremezclan a través de su voz, de cortos matices e indisimulable capacidad de comunicación.

Ella es una actriz de raza y se nota. Todos los shows ofrecidos en esta década tienen, además de lo conceptual, un hilo conductor: la minuciosidad en la puesta en escena. Las luces, el manejo de los tiempos, su propia inflexión de voz, los textos oportunamente leídos, la aparición de un personaje inesperado, la utilización de la escenografía como elemento potenciador de lo que se describe en las canciones tiene siempre un porqué.

Ese repertorio, con dolores, recuerdos, testimonios y esperanzas y sus espectáculos integrales, a veces en el límite del music-hall, constituyen los dos pilares de su carrera, la que, además, ha permanecido ajena a las habituales bajas y subas, tan típicas en su medio. Por el contrario, Marilina sabe de antemano que su secreto no está en el punch de ventas y sí en la permanencia, en la victoria a largo plazo de los valores que ella maneja y tan bien traslada a su público.

En el 83 fue el turno de la primera gran actuación, en el Estadio Obras. Un año más tarde hizo Sobre un mar de miedos. En 1985 protagonizó el recital Encuentro en un Teatro de Palermo, y a fin de año estrenó Cruzando las grandes aguas. Desafío fue la propuesta de 1986 y Mis hijos naturales la de 1987. La siguiente puesta fue Por un nuevo ser, en 1988, y una temporada después recordó veinte años con el canto. En aquel momento se afirmaba en Clarín: "Como una voz amiga que se acerca a la gente con una carga enorme de afecto, Marilina Ross sigue conectándose con el público (nunca mejor puesto el nombre a un disco suyo), a través de un bagaje de canciones que llevan a la final conclusión de que la economía de recursos pueda no estar reñida con la capacidad ni mucho menos con el asombro". ¿Los últimos tiempos? Llegaron con el material de Conectándome, Latiendo y ahora por fin, Contra viento y marea, donde prolonga su asociación creativa con Eladia Blázquez, tras el éxito de Honrar la vida, a lo largo de 1990.

La vimos hace pocos días. Feliz por contar con un ciclo inminente, menos contenta por no tener todavía su nuevo disco en la calle, y decididamente escéptica acerca de la condición humana a fin de siglo (los problemas ecológicos ambientales y la caída de alguna utopía política forjada en su juventud le taladran el corazón). Marilina ha decidido por un perfil bajo, llano. Aceptando que ya no se puede cambiar el mundo, pugna por hacerlo, por lo menos, digno y previsible.

Todo esto se materializará este fin de semana con piezas como Mi corazón, Como el agua que va, Memoria y Planeta nuestro, que concentran su visión general y amplia y que misturan humor con denuncia, calidez con ironía y frescura con vehemencia.

Con seguridad el momento más intenso de sus recitales será cuando cante Contra viento y marea. Allí unidas la capacidad letrística de Blázquez y melódica de Ross, se afirmará: "Con el alma encendida/ hay que andar por la vida contra viento y marea/ y aunque el mar sea adverso/ y estemos inmersos en aguas muy feas/ continuemos el viaje que a nuestro coraje la fe lo acarrea".

No hay comentarios:

Publicar un comentario