/* Profile ----------------------------------------------- */ .profile-img { float: left; margin-top: 0; margin-right: 5px; margin-bottom: 5px; margin-left: 0; padding: 4px; border: 1px solid #6728B2; } .profile-data { margin:0; text-transform:uppercase; letter-spacing:.1em; font: normal normal 83% Verdana, sans-serif; color: #af99dd; font-weight: bold; line-height: 1.6em; } .profile-datablock { margin:.5em 0 .5em; } .profile-textblock { margin: 0.5em 0; line-height: 1.6em; } .profile-link { font: normal normal 83% Verdana, sans-serif; text-transform: uppercase; letter-spacing: .1em; } /* Footer ----------------------------------------------- */ #footer { width:660px; clear:both; margin:0 auto; padding-top:15px; line-height: 1.6em; text-transform:uppercase; letter-spacing:.1em; text-align: center; } -->




Mis estados de ánimo

INTRODUCCIÓN:

Por: CHRISTIAN RAMOS

“Estados de ánimo” tal vez sea, junto con “Soles”, uno de los discos más importantes de la carrera de Marilina. Y no quiero decir con esto que en este trabajo haya mejores o peores canciones que en otro. A lo que me refiero es a que este primer Long Play es, al mismo tiempo, el resultado de un proceso, la consolidación de un camino respecto del canto y la composición y la inauguración de un nuevo lenguaje. Aquí se marca un primer quiebre con la ficción y, por ende, con la figura de la actriz.
La música llegó a la vida de Marilina con las canciones pamplonicas que cantaba con su mamá, Jesusa, mientras lavaban los platos, en aquella casa de la calle Pola 227, en el barrio porteño de Liniers. Pero mamá no soñaba una cantante, ni siquiera la imaginó. En cambio, la nena, que era graciosa, tenía que dedicarse a ser actriz. Y la nena, que siempre hacía buena letra, fue actriz.
Como esos amores que son para toda la vida y que saben crecer con uno, la música estaba ahí y esperaba su momento. Mientras tanto, Marilina jugaba a ser otros en el teatro, con los mejores actores de la época, como Luisa Vehil. Y del primer sueldo que cobró como actriz, compró su primera guitarra y, entonces, salieron algunas tímidas canciones como esa zamba “Chiquitito y a lo lejos”, sólo conocida por los íntimos de aquel entonces. Y ese instante fue clave. La actriz llevaba un poco de ventaja, porque ya era profesional, pero en ese mismo momento empezaba a nacer la cantautora, aunque muchos no lo sabían. Un recuento de las apariciones de la música en esa primera etapa de la carrera de Marilina así lo demuestran. ¿Acaso nadie recordaba sus presentaciones en el programa de Pipo Mancera? ¿o los tangos interpretados en el patio del conventillo cuando jugaba con Jorge Sobral y Selva Alemán en "Yo soy porteño"? ¿o los aplaudidos clips de con las canciones infantiles de María Elena Walsh que Marilina grababa para el programa de Pepe Biondi? ¿o sus primeros temas, compuestos junto a Paco Urondo e interpretados en vivo en el primer café concert argentino "El tiempo de los carozos"? ¿o su voz cantante en el “Cancionero de la liberación”? ¿o en el unipersonal “Solita y Sola”? ¿o los dos simples en los que había retratado sus primeras experiencias?
Piero insistió para que Marilina se animase a cantar, a mostrar sus composiciones sin otro libreto más que sí misma y le produjo el LP en 1974, que pasó sin pena ni gloria, como las experiencias anteriores: el público seguía eligiendo a la actriz. Es entonces cuando Alberto Migré se vuelve clave en esta historia. Él le dio al público a la actriz que tanto quería y Clara, fue el personaje necesario para que pudiera cantar la mujer. “Quereme... tengo frío” sonaba en los capítulos de “Piel naranja” y se hizo pieza eterna en el cancionero popular argentino. Desde esa vez y para siempre, el público quiso también escucharla cantar.
¿Se puede decir, entonces, que "Estados de ánimo" es su disco debut? Seguramente sí, pero como todo disco debut, significa a la vez que un inicio, un resultado. Es el arribo a un lenguaje expresivo, que en este caso había realizado sus fases experimentales entramado con la poética de la ficción que imponía la actriz. A partir de ese momento y hasta casi el final de su carrera, los recursos de la actriz quedarían al servicio de la cantautora y la ficción dejaría paso a las historias de vida de una mujer que inauguraba su cancionero diciendo: "mírenme a los ojos, aquí estoy abierta en dos, quiéranme como soy, así soy yo, soy yo".
“Mis estados de ánimo” fue un especial para Canal 13 grabado en el mes de diciembre de 1975, con la finalidad de presentar las canciones que componían el Long Play. El guión perteneció a Marilina Ross y Cristina Banegas, la dirección a Roberto Denis, la escenografía y los dibujos a Jorge Seijas (padre) y los arreglos musicales a Oscar Cardozo Ocampo. Sin los recursos tecnológicos actuales, los videos fueron armados a pulmón, con mucho ingenio e imaginación, como en el caso de “Voy a hablar de mi amante”, en que se debió imitar en los gestos y los movimientos el ritmo de la cámara lenta. Por este show, Marilina fue premiada con el premio “Martín Fierro” al "Mejor especial musical" de 1975. Pero, como la entrega del mismo se realizó en 1976, nunca lo pudo ir a recibir porque ya estaba prohibida.



Fotos mías - Carta a papá



¿Dónde está mi príncipe?



Había una vez un gato



Canción de cuna para despertar a un hijo



Pedime lo que querés - Guapo sin grupo



Voy a hablar de mi amante



Soneto



Aquel estado de ánimo



Quereme... tengo frío



Y ahora mi canción va (a mis amigos)



Muchas Gracias Marilina por aportar y digitalizar estos videosxz

No hay comentarios:

Publicar un comentario